CRISIS solo significa CRISIS

Desde hace unos años, el Management y la Comunicación han construido una falacia alrededor de la palabra “crisis” en chino mandarín, como una composición de dos palabras indisociables que significan “peligro” y “oportunidad”. Es tremendamente snob asistirse de una cultura milenaria y oriental para explicar situaciones de mercado y de las organizaciones. Y no solo snob sino inexacto lingüísticamente. Especialistas como el profesor Mair, de la Universidad de Pennsylvania, tratan de luchar contra ese error que ha crecido hasta el punto de producir un millón de referencias en Internet de ese falso proverbio. Aparece también en miles de folletos publicitarios y en exclusivas presentaciones de consultores y profesores que motivan a los asistentes a pensar “outside the box”:  “…fíjense en los chinos, saben encontrar una oportunidad en la crisis …hemos de actuar como ellos“. No se sabe quién empezó con esta broma pero,  CRISIS solo significa CRISIS.

Aunque la palabra “crisis” [wēijī] se escribe en mandarín simplificado con dos caracteres separados Chinese character wei 危 [wēi]  Chinese character ji1 in simplified form 机 [jī], ello no implica que existan dos significados complementarios -la mayoría de palabras en mandarín tienen dos o más caracteres-. Igual que la palabra crisis no se divide en dos palabras cri-sis, no debemos dividir [wēijī] en dos palabras wēi – jī  porque son dos morfemas que no se pueden separar -existen en chino mandarin algunos morfemas libres, pero éste no es el caso-. Por ello, si no se pueden separar, no podemos manipular su significado por interés, ni que sea pedagógico o bienintencionado.

Mientras que [wēi] se asimila a “cautela” más que a “peligro”, el segundo carácter [jī] no significa “oportunidad”, más bien “el momento incipiente; el punto crítico; el cambio”. ” Por ello, [wēijī]  debe traducirse por crisis, momento peligroso, un tiempo en el que las cosas comienzan a salir mal, no coyuntural, no buscado, no oportuno. En chino mandarín, el significado de “crisis” es tan temible como en cualquier otra lengua. No podemos dar a entender a empresarios, políticos o estudiantes que las crisis son situaciones inestables a las que debemos dar la bienvenida porque se sale beneficiado. La oportunidad de vivir una crisis no debe confundirse con la oportunidad de enfrentarse a ella.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*