¿Sube o baja?

En 1994 tuve el honor de dirigir, junto a Mai Felip, la Fundació BCD Barcelona Centre de Disseny, –actualmente en el sí de la Cámara de Comercio de Barcelona–  asumiendo desde entonces el discurso del diseño industrial en todo lo que veo, toco o pienso.

Recurre a mi, constantemente, una situación cotidiana que tiene diferencias importantes según el país en el que te encuentras. Se trata de la interpretación de los call-elevators, los indicadores que informan sobre la situación del ascensor e indican el sentido (ascendente o descendente) de su trayectoria.

Imaginémonos que estamos en la cuarta planta de un edificio. Y quiero abandonarlo utilizando el ascensor. ¿He de apretar el botón (flecha) ascendente para que me venga a buscar, o el botón (flecha) descendente porque quiero bajar? Pues bien, ambas tienen una explicación plausible, con cierto sentido, lógicas. La primera, “venme a buscar”, está siendo utilizada en muchos países centroamericanos y sudamericanos, así como en algunos de la órbita anglosajona repartidos por el planeta. La segunda, “marco bajar porque quiero bajar”, es mayoritaria a nivel mundial y se utiliza en los países europeos, en Norteamérica y gran parte de Asia y África.

Como el usuario está viendo dónde está el ascensor en el indicador de planta, puede pedirle las dos acciones: “ven a buscarme, sube, que estás abajo”, o simplemente “quiero bajar, me es igual dónde estés”. También podemos encontrar contradicciones en esas órdenes si cambiamos la situación del usuario.

Todo esto parece irrelevante hasta que das unos buenos paseos en sentido contrario en un ascensor de Guatemala o Taiwán. Los diseñadores industriales podían haber consensuado las dos interpretaciones. Pero no lo hicieron. Quizás el tiempo lo hará.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


2 comentarios to “¿Sube o baja?”

  1. En efecte, aquesta qüestió és un tema a resoldre per part dels que es diuen competents en disseny. Qui no ha estat víctima d’aquesta confusió? Encara més, si tens el despatx en el novè pis d’un hotel low cost…

Deja un comentario

*