ONU: 192 países. ¿Por qué no 500?

P.J. Crowley, exportavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos afirmaba, hace tan sólo unas semanas, que la Organización de Naciones Unidas sería ingobernable con más países de los que ahora la forman. Seguramente, tiene toda la razón.

Aunque yo creo que el número de miembros no es el problema. ¿Por qué no 500, o 1.000? Las nuevas tecnologías y la buena voluntad permitirían gestionar cualquier organismo. Quizás el problema está en el tipo de miembro, el país-nación, un miembro que no le gusta que le evalúen y que, en cambio, impone criterios dentro de sus propias fronteras que disminuyen las libertades individuales.

No confío en un cambio de actitud de los países-nación. No saben cómo hacerlo. Confío en la buena voluntad de nuevos organismos que aglutinen pueblos y regiones y que, a través del derecho a la autodeterminación, les permitan organizarse libremente. Es decir, organismos que velen por las libertades. Y rompiendo las rutinas de la historia, ésta vez conseguirlo sin violencia ni guerras.

Ojalá Europa funcione. Desde luego, a través de los Estados está siendo un total fracaso.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*