El Siglo del Individualismo (I)

En 2002, el periodista Adam Curtis realizó uno de sus mejores trabajos de investigación, el documental The Century of the Self (El Siglo del Individualismo), cuatro capítulos de 1 hora producidos por la BBC y de gran valor pedagógico. Cuenta cómo ha vivido la sociedad occidental sus últimos 100 años, y con especial crudeza, cómo ha construido un peligroso mundo de incertidumbres y mentiras. El centro del discurso es la psicología, en especial, la psicología al servicio de las Relaciones Públicas, de la Publicidad y del Marketing. El enfoque periodístico del documental es muy duro hacia las disciplinas de la Comunicación. El director parte de la idea de que el ser humano es una inocente criatura y que los poderes económicos y políticos de la sociedad occidental han manipulado constantemente su mente. Se presenta a Edward L. Bernays, uno de los fundadores de las Relaciones Públicas, como un manipulador de masas. A él y a otros tantos expertos de la psicología y la comunicación social. En definitiva, se traslada la idea de personajes diabólicos contra ciudadanos débiles e inocentes. Y quizás tampoco es eso. Es muy posible que nos encontremos ante personas manipuladoras contra otras tantas personas y organizaciones manipuladoras. Este es el mundo que hemos construido. ¿O quizás preferimos pensar que los consumidores nos vemos obligados a comprar por deseos oscuros de empresarios sin escrúpulos? Es probable que los “ciudadanos” y las “masas” estemos un poco idiotizados (situación óptima para los que ostentan un mayor poder). Pero de ahí a echar siempre la culpa al otro…

Pero para juzgar tan interesante documental está el espectador. Aconsejo el visionado de la 1a parte (en inglés, aunque con subtítulos en español por deferencia de los bloggers Rafael Palacios y Greg Grisham) bajo el título de “Máquinas de felicidad“. Si no nos dejamos llevar por la rabia de los hechos que se explican y buscamos, con objetividad, las causas de todo ello, quizás se pueda reconducir todos esos sentimientos en razones para el cambio.

Otro día seguimos con la 2a parte.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*