Aviso a los ciudadanos (incluido los indignados): la crisis puede estar en nuestro interior

El cambio al que nos estamos viendo abocados en los últimos años es un cambio oportuno, necesario y merecido. Aunque nos falta el diagnóstico. Deberíamos focalizar con mayor sinceridad las causas de la crisis que está provocando ese cambio: ¿los gobiernos?, ¿los bancos?, ¿los partidos políticos?, ¿los funcionarios?, ¿los inmigrantes indocumentados?, ¿el euro?, ¿las grandes fortunas?, ¿la TV, la publicidad? …  Son las causas formuladas en las asambleas de los movimientos sociales. Es decir, las causas están situadas en diversos lugares menos en uno mismo.

No estoy seguro que pueda encontrarse solución alguna sin un buen diagnóstico. Así pues, una mirada con mayor profundidad nos dice que la causa de la crisis actual puede estar en el interior de cada uno. Quizás no estamos preparados para recibir este diagnóstico. O quizás sea más fácil seguir mirando hacia afuera, creyendo que las injusticias sólo las producen los demás.

Es oportuno un texto extraído de “El libro de la vida” del filósofo Jiddu Krishnamurti (1895-1986) que resume gran parte de su pensamiento:Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; porque su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas. ¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del «yo», que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Únicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad“.

En el siguiente documento audiovisual se puede disfrutar escuchando a Krishnamurti, uno de los hombres más influyentes del siglo XX. Sus pensamientos son atemporales y van como anillo al dedo para nuestro actual y convulso presente.

_

Esta entrada también está disponible en: Catalán


3 Responses to “Aviso a los ciudadanos (incluido los indignados): la crisis puede estar en nuestro interior”

  1. Muy bueno este artículo, gracias.Besos

  2. Trackbacks

Deja un comentario

*