Community Manager: aún no es una profesión

No soy especialista en Tecnologías de la Información y la Comunicación. Pero llevo tantos años conviviendo con expertos que algo queda. Aunque he de reconocer que soy un poco geek (apasionado por las nuevas tecnologías). Y en los últimos tiempos, mi relación con los denominados community managers (o Social Media Managers) ha aumentado mi perspectiva de la red social. Por lo que me explican, y por lo que detecto en sus aspiraciones, me atrevo a afirmar que aún no es una “profesión”. En todo caso, y por ahora, una nueva y necesaria “ocupación”.

Los/las “community mangers” se definen por unas habilidades muy concretas basadas en el dominio de las TICs y las técnicas del marketing online, base para obtener un alto rendimiento en la comunicación estratégica aplicada a la gestión de comunidades. Esas habilidades se resumen en:

- desarrollar estrategias de participación en los medios sociales clave (Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, MySpace…) enfocadas a la consecución de objetivos.

- saber crear contenidos adecuados (o moderarlos).

- saber gestionar la reputación online de la organización para la cual trabajan.

Los graduados en Publicidad y Relaciones Públicas son los que aspiran con más fuerza, aunque también lo hacen diseñadores, periodistas y expertos en marketing. Entra con fuerza una atractiva oferta no reglada de cursos de Community Manager para reforzar las áreas que un egresado no conoce y para los que no tienen formación superior. Una formación que ganará adeptos en los inseguros tiempos educativos que corren.

De todas formas, y respondiendo a mi afirmación de que la community manager no es aún una profesión, quisiera basarme en la simple definición del término “profesión”. Asistiéndonos a la voz que aparece en los diccionarios, el término apunta a una actividad no accidental ni improvisada; orientada hacia los demás; que exige un conocimiento y un aprendizaje; que cobras por ella; que se reconoce socialmente; apoyada por estudios de la comunidad científica; y recogida bajo principios éticos. Sólo que falle uno de ellos, no podemos hablar de profesión, aunque el paso del tiempo puede llegar a convertir una ocupación en profesión.

Sirva el siguiente esquema para situar el estado en el que se encuentra la ocupación de community manager.

_

Se aceptan apuestas: ¿conseguirá la CM consolidarse como profesión?. Otro día seguimos.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


3 Responses to “Community Manager: aún no es una profesión”

  1. Totalmente de acuerdo Manuel y me dedico a ello. Cuando se den charlas de innovación en Community Management y no cursos sólo de iniciación (ya hay algunos avanzados y me congratulo) es cuando nos daremos cuenta. Es uno de mis objetivos profesionales: no sólo hacer sino estudiar este campo en relación a las empresas. Una última cosa que no sé cómo se podría incluir en el gráfico pero estaría bien: aceptación en empresas. Habitualmente, las empresas compran ‘packs de estrategia’ personalizados a sus objetivos de Social Media Marketing y no son muchas las que tienen CMs o piensan incorporarlos internamente, al comenzar. En Comunicación, de donde vengo, hay una estrategia en comunicación y ahora sí hay gabinetes en todas las empresas. En Estados Unidos, en eso, sí nos ganan. También incidiría que hay muchos CMs que vienen del periodismo o comunicación. Es decir, son expertos en comunicar. Y el futuro también será integrar servicios de Social CRM en redes sociales. Por ejemplo, con las empresas de telefonía la relación con los clientes pasa por tener también una gestión avanzada del CRM. Digitalmente se le puede sacar mucho provecho y se pueden reducir muchos costes en procesos CRM que aún grandes empresas no los tienen bien hechos.

  2. Totalmente de acuerdo. En mi opinion la tarea de un community manager pertenece al área de relaciones publicas, ya que el social media es una herramienta de comunicacion que conecta a las organizaciones con sus publicos claves. Por lo tanto el puesto de CM debe ser ocupado por un profesional de las relaciones públicas. Debe gestionar las herramientas de contacto que tiene el social media de manera correcta y adecuada para evitar contradicciones entre los mensajes que se emiten desde la organizacion.

  3. Trackbacks

Deja un comentario

*