El Power Point limita la innovación

Desde hace un cierto tiempo, se ha abierto un debate sobre la idoneidad del célebre software “Power Point” de Microsoft. Algunos afirman que “idiotiza” al oyente, disminuyendo el sentido crítico que toda comunicación grupal exige. Incluso en Suiza se ha creado un partido político anti-powerpoint, un movimiento internacional abierto a propuestas para disminuir su uso.

Pero, ¿no se retenía más información si “se ve y se oye” que si sólo “se oye”? ¿Dónde está, pues, el problema?: ¿en el conferenciante, en el software o en el bajo nivel de atención de los oyentes infoxicados?. Es muy posible que todo sea cuestión de proporciones. Hay demasiados conferenciantes que se limitan a leer aburridamente las palabras de la diapositiva. Otros crean verdaderas maravillas audiovisuales. Pero pocos consiguen que el Power Point se convierta en una herramienta para la participación. Y la participación es la clave de la futura educación. Debemos reinventar la docencia. Si no lo hacemos, el e-learning (educación a distancia) arrasará con todo vestigio de educación presencial.

En agosto trataré de reflexionar sobre mis presentaciones en Power Point. Tengo muchas, son muy trabajadas, con fotos y videos, pero limitan la iniciativa participativa de mis oyentes. Y mi liderazgo, a través del Power Point y la oscuridad de la sala, me separa de la auténtica mirada sincera del docente. Quizás el próximo curso recupere la tiza (o la comparta) y experimente dinámicas de grupo.

Si me reinvento, os cuento. Felices vacaciones.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


2 Responses to “El Power Point limita la innovación”

  1. Ojo, que en no pocas veces se puede sufrir de e-reading en lugar de e-learning

  2. Trackbacks

Deja un comentario

*