¿Por dónde pasa el futuro de Europa?

No estoy seguro que estemos preparados para la respuesta. Pero, indefectiblemente, el futuro de Europa pasa por la disolución de sus 27 estados miembros.

Tampoco hace falta rasgarse las vestiduras por la propuesta de “disolución”. Los estados europeos no están a la altura de las circunstancias actuales: autistas, corrompidos, desconfiados y alejados de la ciudadanía. Fin de ciclo.

Una Europa políticamente unida en la diversidad tiene mayores posibilidades de mejorar la calidad de vida de las personas. Porque debe ser una Europa de las personas. Ni de regiones, naciones, estados o pueblos. Es la hora de las personas. Y de la cultura. No una nueva cultura creada ad hoc desde Bruselas sino la suma de culturas milenarias (escocesa, catalana, valona, bávara, flamenca, lombarda, vasca, normanda, silesia, checa, bretona, lapona…..).

No pongamos más trabas al cambio. Existen soluciones para todas las dificultades que puedan surgir (estructurales, jurídicas, administrativas). De esta manera, Europa puede demostrarse a si misma que es capaz de organizarse bajo los principios de justicia, diversidad, subsidiariedad y respeto a las culturas. Los estados actuales no la dejan crecer.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


One Trackback to “¿Por dónde pasa el futuro de Europa?”

Deja un comentario

*