Vanidades y banalidades en Twitter

Las redes sociales son una tentación irrestible porque alimenta el ego y la vanidad. Muchos compiten por decir la frase del día, la frase que el mundo necesita oir en ese momento. En la vanidad radica el éxito de las redes sociales. No es mala si se utiliza como un medio para compartir pensamientos. Aunque la vanidad es negativa si traspasa la línea de la banalidad.

Sin duda, la red más competitiva, más activa, más movida, más resolutiva, está siendo, hoy por hoy, Twitter. Pero con la que está cayendo… demasiados usuarios, con miles de seguidores, están haciendo un mal uso. Ya sé que la libertad es el centro de gravedad en las redes sociales y no hay reglas principales. Pero utilizar Twitter para explicar a 3.000 seguidores que recojo a mi hijo, que voy en autobus, qué buena está la cena, que cuando tenía 20 años me miraban las chicas… en una desenfrenada carrera para escribir el tuit numero 40.000 (!). Y aún peor, utilizar la red Foursquare para informar puntualmente con un tuit -cada día y a la misma hora- que ya he llegado al gimnasio o al trabajo… raya la paranoia. ¿Nos hemos preguntado el interés que puede tener para los “followers”?. Ellos se apuntaron al “Followme” pero por distintas razones.

Es peligroso investirse de una “autoritas” (contar con 25.000 followers tiene gran responsabilidad social) y pensar que uno tiene carta libre: … “son mis seguidores, me quieren, quieren saber todo lo que hago, todo lo que pienso…“. Mejor no confundirse.

El prescriptor social debe luchar por mantener los pies en el suelo y no quemarse en la hoguera de las vanidades.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


3 Responses to “Vanidades y banalidades en Twitter”

  1. Parece de peregrullo lo que dice, profesor, pero qué fácil es caer. Qué palo nos ha dado a los comunicadores, que al final, creo, más que por el interés al otro, informamos, transmitimos, remitimos, para que que nos escuchen, nos vean y nos pongan atención. Pero efectivamente, jamás hemos sido la noticia. Como todo, buscar el equilibrio. (pero qué difícil¡). saludos desde Chile¡¡¡

  2. Tenim una certa tendència a pontificar sobre com s’ha d’usar tal o qual eina social. Jo aquí practico la llibertat individual. Que cadascú faci servir twitter com consideri oportú. Si algú t’interessa, segueix-lo. i si no, no.

    Fins a quin punt hem de prostituir el contingut que publiquem als socialmedia a títol personal? Cal compartir allò que volen llegir els altres, o més aviat el que a un li interessa? Pensem-hi.

  3. Trackbacks

Deja un comentario

*