Los 7 grandes colectivos sociales en España. EMPLEADOS PÚBLICOS (2)

Es necesario diferenciar los conceptos de “empleado público” y “funcionario”. Los empleados públicos pueden ser funcionarios de carrera (los que comúnmente se entiende por funcionarios, 1’6M en España), funcionarios interinos (375.000) y personal laboral o eventual (687.000, que se rigen por el Estatuto de los trabajadores y demás normas laborales). Así pues, de los 2’5 millones de empleados públicos españoles, el 40% no tienen plaza en propiedad. Y el 75% tiene 22 días hábiles de vacaciones como el resto de trabajadores. Y los sueldos públicos -de entre 1.200 y 3.500 euros brutos al mes- no son competitivos en el mercado. Los fiscales, médicos, maestros, inspectores de Hacienda, técnicos de Ayuntamiento, administrativos, funcionarios de prisiones, policías o enfermeros no se sienten privilegiados por trabajar al servicio del Estado. Y además, deben luchar contra el imaginario colectivo que les presenta como trabajadores improductivos.

La cantidad de empleados públicos es otro tema recurrente: ¿son muchos? ¿pocos?. Hay que tener en cuenta que el 43% es personal docente y sanitario, una cifra abultada pero que permite otorgar a esos servicios un carácter universal y gratuito. Y otro 20% se le atribuye a los empleados que atienden a los ciudadanos en los más de 8.000 municipios. Comparativamente, España se mueve en cifras europeas muy similares.

Fuente: El País, “Radiografía de los funcionarios en España”, 28.05.10.

Aunque defiendo a ultranza la necesidad y la utilidad del empleado público, algunas cosas deben cambiar:

- Que España se mueva en la banda media europea no significa que se justifique esa cantidad ni la proporción. Es muy posible que la Vieja Europa tenga, en su conjunto, un exceso de empleados públicos que está lastrando su evolución. Facilitemos el trabajo con sabias decisiones. Como gran parte de empleados públicos trabajan en la Administración Local, reduzcamos los municipios en busca de pueblos más grandes y ciudades más pequeñas.

- Hay que revisar los pactos de la Función Pública con la sociedad. Los funcionarios y las funcionarias tienen que ser mucho más eficientes con los asuntos de los ciudadanos en pro de la calidad del servicio. Tienen que trabajar mucho más duro y con menos derechos sociales que antaño. Quizás algunos empleados públicos tendrán que cobrar menos y otros tendrán que ganar más. Reajustes por productividad social. Y ser más exigentes (y menos indulgentes) con la ciudadanía ante el incumplimiento de la ley.

El mundo necesita empleados públicos eficientes, garantes de los derechos civiles, sociales y económicos. Innovación en busca de eficiencia. Pero si continúan soportando, casi en exclusiva, las medidas anti-crisis, su respuesta puede ser la más dura de los 7 colectivos. Seamos prudentes.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

Esta entrada también está disponible en: Catalán


2 Responses to “Los 7 grandes colectivos sociales en España. EMPLEADOS PÚBLICOS (2)”

  1. Una reflexió pràctica i, a l’hora, incisiva. Estic d’acord en que s’ha demonialitzat l’activitat dels funcionaris i funcionàries de forma vanal i generalista, sobretot quan existeix diversos règims laborals assimilats al funcionari quen no tenen, ni de bon tros, més privilegis que qualsevol altre treballador o treballadora de la privada en aquest país. Estic d’acord que el professional que treballa en la prestació de serveis públics assumeix un rol que, malgrat sovint rebi acusacions de “ser un funcionari”, també s’hi deixa la pell per un sentit mes alt de la responsabilitat, precisament al saber que es juga amb els recursos de ciutadans i ciutadanes que, com “el funcionari” mateix, ha pagat amb els seus impostos. Que estic d’acord amb que quan les coses van be i a la privada es retribueixen objectius, primes, premis, comissions… el “funcionari” reb el mateix sou durant tot l’any. Estic d’acord que quan les coses van malament, tenir i mantenir el mateix sou (o amb reducció del 5%) durant tot l’any s’agraeix però que, en cap cas et permet pagar-te unes vascances a les Fidji, com els d’algún sector sí podíen al rebre suculents variables. Que estic d’acord que la prevaricació que pugui cometre un polític res te a veure amb la gran majoria de persones treballadores d’aquella administració pública i, encara menys, que en tregui benefici o millora de cap tipus. Que estic d’acord en que les mateixes persones de l’Administració que decideixen el grau de compliment de determinats nivells de productivitat, per valorar les retribucions corresponents del personal al seu càrrec , son les mateixes que han de donar el vist i plau a que es faci /presti/desenvolupi un servei o producte que justifica aquesta productivitat. Estic d’acord en que cal establir criteris de capacitat, coneixements i mèrits per l’accés a les funcions de qui ha de decidir qué es fa i qué no es fa des d’una administració pública, que es el que ha de fer i no ha de fer l’equip de persones “funcionàries” que estan a les seves ordres i quina retribució reben en compliment de les seves funcions. …..

    Estric d’acord amb moltes coses, però també son moltes altres les que no s’han explicat be, no s’entenen o simplement, es un bon moment per donar-li les culpes de tots els mals d’aquest país als “funcionaris” i demonitzar-los i rebaixar-los el sou i aplicar mesures retributives restrictives com a la privada en els seus pitjors moments….

    Que no sigui per les nostres respostes, la del personal treballador en la funció pública, que estiguem defensant un dret que, per justícia i eqüitat, es tingui la sensació que no va amb nosaltres.

  2. Trackbacks

Deja un comentario

*