Archive for diciembre 8th, 2011

diciembre 8th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. TRABAJADORES POR CUENTA AJENA (4)

El colectivo más numeroso, con más de 12 millones de personas en España, lo componen los trabajadores por cuenta ajena, a través de una variedad de contratos con el empresario (indefinido, tiempo parcial, formativo, interinidad, de obra o servicio, eventual, de relevo, a domicilio). Las cifras para cada uno de ellos varían constantemente aunque todos los gobiernos, desde la transición, han tratado de consolidar el contrato indefinido, actualmente el mayoritario. Aunque la tendencia futura no va por aquí.

La flexibilidad es el elemento clave del futuro del colectivo. Flexibilidad del contratante, del contratado así como flexibilidad del conjunto ante un cambio de rumbo de la empresa, voluntario o forzado. Es muy posible que, en un futuro muy cercano, los productos y servicios que actualmente ofrece la empresa española sean caducos. Sin duda, el lema de la empresa del siglo XXI clama a la acción, “renovarse o morir”, un lema que deben asumir los sindicatos si no desean perjudicar a sus representados. En la aventura del cambio se perderán muchos derechos. Y, seguramente, la volatilidad del trabajo será muy alta. Por ello, cuanto más tarde el trabajador en cambiar el chip más incertidumbres rondarán por el cambiante y convulso mercado laboral.

Algunas ideas para promover el cambio con cierta progresividad y prudencia:

- Políticas públicas que promuevan empleos parciales al máximo número de ciudadanos. Es mejor compartir el trabajo (jornadas, calendarios, equipos) que consolidar una bolsa de parados que desean un empleo fijo y a tiempo completo que no existe. La Unión Europea promueve los microempleos, con sueldos inferiores al salario mínimo interprofesional, para salvar momentos difíciles. El tiempo dirá si encaja en la mentalidad de los españoles.

- Socializar parte de las ganancias de la empresa. La cultura cooperativa y corresponsable de los trabajadores es el detonante del cambio. Los trabajadores también pueden pensar, arriesgar, comprometerse con el cambio de rumbo, acelerar los procesos, innovar desde abajo. Pero solo lo harán si el empresario cree en ellos y les da la oportunidad.

De la crisis actual no nos sacarán ni los bancos ni las leyes sino la fuerza del trabajo de millones de ciudadanos que tengan una visión clara de hacia dónde va su empresa, hacia dónde van ellos dentro del proyecto empresarial.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

diciembre 8th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. EMPRESARIOS y AUTÓNOMOS (3)

Empresarios y Autónomos son el motor de nuestra tejido social. Y en especial, las PYMES. Más de 3 millones de españoles están dados de alto en este régimen de profesionales liberales. Desde abogados, dentistas, taxistas o propietarios de una cadena de restaurantes o una empresa farmacéutica. Algunos se autoemplean pero otros dan empleo a cientos de trabajadores. Son creadores de riqueza. La acuciante crisis que vivimos se lo está poniendo difícil para mantener un nivel de empleabilidad suficiente que evite la recesión. Menos mal que la mayoría de mujeres y hombres de este colectivo no se rinden y mantienen el pulso a la crisis. Las políticas públicas hacia estos emprendedores tiene que ser proactiva, facilitando la contratación y la descontratación, sin rasgarse las vestiduras por ensanchar las puertas de salida. Debemos ensanchar la puerta de entrada al empleo. Y al autoempleo.

También, debemos afrontar el gran problema del fraude fiscal. Siempre que se habla de esa lacra social se piensa en las grandes fortunas y se hace la vista gorda al colectivo de autónomos. ¿Alguien cree que los profesionales liberales y autónomos declaran todos los ingresos que reciben? Los expertos hablan de una media de fraude del 60%. No es justo, pues, que las medidas anti-crisis se sigan cebando con los empleados públicos y privados (con la nómina controlada) y eviten el enfrentamiento con el colectivo creador de riqueza de empresarios y autónomos.

La mayoría de autónomos tienen un nivel de vida suficiente y aún así su declaración de la renta sale “a devolver”, con lo que adquieren derechos de ayudas públicas. Algunos ni siquiera se dan de alta en autónomos y sus ingresos no contribuyen al bienestar de la sociedad, aunque participan y lideran las quejas contra el estado de las carreteras, de la sanidad, de la enseñanza pública. Sobre todo, a la hora de criticar al “funcionario”. Gran cinismo.

El cambio comienza en el interior de cada uno. El colectivo liberal y creador de riqueza ha de ser el más honrado con Hacienda. Deben crearse mecanismos de control para que se declare el 100% de la actividad económica. Aunque su eficacia siempre dependerá de la ética personal.

Seguramente, las políticas públicas deben ser más eficientes con los proyectos dinamizadores del emprendedor. Pero ser emprendedor (figura clave de nuestro progreso) no exhime a nadie del pago de sus obligaciones fiscales. La satisfacción de ser un creador de riqueza no está reñida con ser un ciudadano ejemplar.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España