A pesar de la crisis, la mayoría somos ricos

Una experiencia interesante apunta al cambio.

Billonarios como Bill Gates o Warren Buffet han desplegado sus persuasivas influencias en la creación del programa The Giving Pledge (Promesa de Dar). Sin tratar de dar lecciones a nadie, avisan de que las donaciones y patrocinios actuales, o la aportación pública del 0’7% del PIB de los estados al subdesarrollo, son un insulto a la inteligencia humana. El programa invita a las grandes fortunas a comprometerse a donar el 50% de sus riquezas a causas filantrópicas. O más del 50%. O a darlo todo.

La iniciativa, nacida en 2010, sólo cuenta con el apoyo de 103 personas, el 1% de los billonarios del mundo. La lista también cuenta con algún millonario (0’0003% de los millonarios del mundo) y alguna persona de clase media (un 0’00000008% de la población mundial).

Iniciativas como ésta deberían multiplicarse en el futuro. No caigamos en la tentación de desmerecerlas. Quizás es una sublime invitación para todas y todos, independientemente de nuestro patrimonio. Porque, ¿aún cantamos aquella canción de “… Si yo fuera rico“?. ¿Aún no hemos descubierto que la mayoría somos ricos? Quizás contamos con unos ingresos mayores que 6.500 millones de personas de este mundo (de 7.000 millones). Una mirada “hacia atrás” de vez en cuando nos puede convertir en mejores personas.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*