Nuevos profetas en las redes sociales

Hace 2.500 años existieron las denominadas “Escuelas de Profetas”. Su objetivo no era enseñar “lo que pasará en el futuro” sino a “vivir en el futuro”. A esos jóvenes se los preparaba para que ejercieran influencia en el pueblo, incluso a costa de perder la vida en el intento.

El otro día asistí a una celebración religiosa en la que su representante hablaba desde el púlpito. El ritual comunicativo era unidireccional y la participación del público era impostada, monocorde, memorística y poco sincera. Leyendo algunas de sus informaciones escritas tuve la misma sensación. Verbo lejano, distancia temporal, distancia espacial.

Ese día me pregunté por qué algunos comunicadores actuales -a través de sus tuits, sus posts, sus videos- tienen tantos lectores y seguidores. Sin púlpito, sus ideas llegan a 50.000 personas en un instante, que pueden replicarse y multiplicarse por 100 en 48h.

Es muy posible que esas “voces” sean los nuevos profetas. Claro que no todas. Sólo las “voces” innovadoras. Algunas estimaciones afirman que únicamente el 5% de la información que existe en Internet es original, fruto de investigaciones o ideas personales. El 95% restante es una copia de las ideas de otros (o comentarios o especulaciones de las ideas de otros, como es el caso de Twiter y sus 140 caracteres).

Sin duda, los nuevos profetas son los que crean contenidos y los comparten en la red para “interpelar” a la ciudadanía. Sus ideas viven en el futuro. Una mezcla de vanidad y generosidad. Como los antiguos profetas. Aunque éstos llegaban a dar su vida por sus ideas. ¿Harán lo mismo los de ahora?. Lo digo porque vienen tiempos difíciles…

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*