Alternativa a la subida de impuestos: hacer cumplir la legalidad vigente

Premisa: no hay libertad sin ley.

.

* El mismo rigor que exigimos al transporte aéreo, marítimo o ferroviario, extendámoslo al transporte privado por carretera. Millones de motoristas y automovilistas incumplen cada día distintas normativas. ¿Por qué no invertir en recursos tecnológicos y humanos (hardware, software, personal técnico, personal de autoridad y reforma procesal) para denunciar y recaudar -por vía directa- “todas” las infracciones realizadas?. El aumento de la seguridad vial puede ir acompañado de unos ingresos multimillonarios para las arcas públicas.

* La misma calidad ambiental que exigimos a nuestro hogar, a la empresa, al restaurante o al hospital, extendámoslo al espacio público. Miles de ciudadanos consideran las calles y el mobiliario urbano como elementos que pueden romper, orinar, pintar, incumpliendo la normativa municipal hecha entre todos. ¿Por qué no invertir en recursos tecnológicos y humanos para denunciar y recaudar -por vía directa- “todas” las infracciones realizadas?. Puede suponer unos ingresos millonarios.

* El mismo rigor que exigimos a padres, maestros y profesores con la educación de los niños, extendámoslo al resto de públicos que se relacionan con ellos. Miles de restaurantes y tiendas se pasan por el forro la prohibición de vender alcohol y tabaco a menores. ¿Por qué no invertir en recursos tecnológicos y humanos para denunciar y recaudar…

* Hacer fuego en la montaña; verter tóxicos al río; abandonar animales; vender datos personales sin autorización; hacer facturas falsas; no cubrir la seguridad del trabajador; no permitir la competencia; manipular precios; hacer spam; no contratar el mínimo legal establecido (2%) de trabajadores con riesgo de exclusión; vender productos bancarios de alta volatilidad a ciudadanos sin cultura financiera; contaminar acústicamente; hacer publicidad engañosa… La lista es inacabable. Demasiadas leyes no ejecutan sus procesos de denuncia.

Debemos fomentar la cultura de la legalidad. No existe un afán recaudatorio en estos argumentos de alternancia. No es autoritarismo ni responde a una actitud retrógrada. Es justicia social. ¿O preferimos que paguen “todos” los ciudadanos 1 euro suplementario por cada medicamento en la farmacia (Catalunya 2012)?; ¿O que “todos” los ciudadanos paguen más impuestos de los asumibles?. Antes de estrangular el Estado del Bienestar, que pague el ciudadano que desafía la ley.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*