Las grandes empresas de Internet deben pagar todos los impuestos

Está bien que se promuevan campañas de relaciones públicas para informar sobre el gran impacto laboral y económico de Facebook en la Unión Europea o para comunicar que Google ha tenido unos beneficios de 10.584 millones de euros en 2011. Todo ello genera confianza en estas empresas de éxito. Pero es una confianza aparente.

La ciudadanía -sobre todo la ciberciudadanía- tiene derecho a conocer si estas grandes corporaciones de la comunicación cumplen o no con sus obligaciones fiscales: dónde, cuánto, cuándo… Investigadores como Alejandro Suárez siembran dudas sobre Google. Todo parece indicar que este gigante de la red ha aprendido todo lo malo de las empresas y las grandes fortunas y se mueve como una lagartija por distintos paraísos fiscales. Google tiene tanto poder -y aparentemente es tan necesario en nuestras vidas- que no va a ser fácil exigirle transparencia.

Para la opinión pública, el delito más repugnante del futuro será no pagar impuestos. Si la ciudadanía acusa de fraude fiscal a FACEBOOK, APPLE, MICROSOFT, TWITTER, GOOGLE… acabará con ellas. Porque la avaricia rompe el saco. Ganar tanto dinero y no pagar impuestos -dejando que otros carguen con la financiación del Estado del Bienestar- no es de recibo.

Pero tengo una gran confianza en la juventud de sus creadores. Estoy seguro que preferirán liquidar multitud de impuestos y quedarse con el 50% del beneficio que no perderlo todo en 5 años. Lo tienen fácil: sólo tienen que dotar a su comunicación corporativa de una potente Memoria Económica Anual, auditada por expertos independientes y juzgada por los propios usuarios. Evidentemente, expuesta en Internet.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*