Productividad personal (I): Ley de Pareto

El economista y sociólogo italiano Vilfredo Pareto (1843-1923) regaló al mundo la archiconocida Regla 80/20 (Ley de Pareto) que ha permitido avanzar a la logística y a la informática. En el ámbito de la productividad, confirma que entre las actividades que hacemos a lo largo del día, tan sólo un 20% de ellas “producen” el 80% de los resultados. Y la mayor parte del día (el 80%) estamos ocupados en tareas intrascendentes que “producen” el 20% de los resultados deseados. No significa que seamos “improductivos” sino que la productividad se obtiene en un corto período de tiempo.

¿Es una ley invariable?; ¿se pueden invertir los términos?; ¿le pasa a todo el mundo?. Hay pocas respuestas científicas. Pero es aconsejable revisarse si queremos crecer sin engañarnos a nosotros mismos.

Autodiagnosis y revisión

a) Identificar el 20% de acciones que produce el 80% de resultados. La metodología no es sencilla pero asumible para cualquiera: a través de una simple check-list (lista), denominar dichas acciones y valorar su productividad, en dinero o en elementos estratégicos. Una vez hecho, ordenarlas de mayor a menor.

b) Tender hacia que nuestro 80% del tiempo se destine al 20% de tareas relevantes. Y un 20% del tiempo destinarlo a las menos relevantes.

c) Con el 80% de tareas irrelevantes, debemos concentrarlas en el tiempo, agruparlas, eliminarlas o delegarlas. En primera instancia parecerá imposible porque cuesta relativizar la importancia de las cosas. Si no podemos, es que no hemos hecho correctamente el autodiagnóstico.

Lucha contra la Ley de Pareto

 Si queremos cambiar el mundo (como mínimo, cambiar las cosas que no funcionan) debemos empezar por ser un ejemplo de productividad personal, limitar las distracciones a un momento del día y esforzarnos para mantener un buen nivel de concentración el mayor tiempo posible.

Cont. en Productividad personal (II): Ley de Parkinson   /  Productividad personal (y III): Leyes de Maxwell

Esta entrada también está disponible en: Catalán


2 Trackbacks to “Productividad personal (I): Ley de Pareto”

Deja un comentario

*