Archive for marzo, 2012

marzo 29th, 2012

Recoger firmas no es suficiente (1)

Si después de una campaña -más o menos explícita- un colectivo consigue 27.000 firmas o 1 millón, nadie puede dudar del éxito de convocatoria y poder de seducción. Se aúnan ilusiones o frustraciones, se proyecta una “hoja de ruta”… Y al final, diversas cajas de cartón con muchas papeletas, firmas e identificaciones. Una buena campaña de medios, además, puede conseguir algunos titulares en prensa, radio o televisión, y una difusión viral por las redes sociales. Pero…¿por qué no consiguen, habitualmente, su objetivo?

El lobbismo de movilización de bases tiene fuerza y eficacia siempre y cuando los firmantes sean algo más que firmantes. El que firma debe comprometerse con la causa más allá de los 10 segundos que le cuesta firmar. Firmar y ceder toda responsabilidad a los organizadores no es de recibo.

Debemos ser valientes y reconocer, de una vez por todas, que las campañas de recogida de firmas de apoyo-adhesión son ineficaces. Representan una técnica gastada y anacrónica. Los políticos no se inmutan cuando las reciben, aunque traigas cientos de cajas en un camión (a más de uno le he oído decir… total, podrían escanearlas y traerlas en un pendrive). Deberíamos transformarlas, pues, en firmas de compromiso-actuación. Seguramente, los organizadores conseguirán muchas menos, pero serán altamente efectivas. Es mejor tener 4.000 firmas de personas comprometidas que 1 millón de firmas anónimas. Firmar es algo muy serio.

La mayoría de personas que apoyan o se adhieren a una causa a través de su firma no son sinceros, no pretenden correr ningún riesgo ni desprenderse de su tiempo. En cambio, la mayoría de personas que se comprometen a actuar a través de su firma, están dispuestos a pasar a la acción cuando el guión lo exija.

¿Por qué es importante pasar a la acción tras la recogida de firmas? Porque, la recogida de firmas es sólo el medio, no el fin. No lo convirtamos en una performance para medir las fuerzas. Todo esto no es un juego.

La clave está en: qué le pedimos a los firmantes?, qué compromiso de actuación?: la 2a fase es la que puede conseguir el objetivo.

cont. en Recoger firmas no es suficiente (y 2)

marzo 22nd, 2012

Mapa del Cambio: primer aniversario.

marzo 19th, 2012

La crisis está en nuestro interior

Hace unos meses, en el artículo Aviso a los ciudadanos: la crisis puede estar en nuestro interior me propuse explicar, ayudado por el filósofo Jiddu Krishnamurti (1895-1986), una de mis profundas convicciones. Y pasado un tiempo, ya no creo que la crisis pueda estar en nuestro interior, sino que está en nuestro interior. Debemos ser valientes en el matiz. Intentaré explicarme.

Como la sociedad actual está enferma, entre todos hemos decidido cambiarla. Todos pretendemos ser el médico (discursos, lecciones, blogs, libros, artículos… incluso algunos a través de una militancia activa). Pero, ¿quién es la “sociedad”? No es más que la suma de individuos. Así pues, no pretendamos cambiar la sociedad. Quien debe cambiar es uno mismo.

El documental que adjunto, The Real Revolution (La verdadera revolución), puede ser inspirador. Recoge fragmentos de reuniones y entrevistas a Jiddu Krishnamurti en California en 1966. Una excelente realización producida por la NET (National Education Television, actualmente Public Broadcasting Service) de 4 horas de duración y dividida en 8 capítulos de media hora. Krishnamurti muestra un pensamiento libre de dogmas, utilizando palabras sencillas. Nuestros esquemas discursivos son tan complejos que nos hemos alejado de la simplicidad. Aconsejo su visionado, parte por parte y sin prisas. Quizás sus palabras puedan incidir en nuestra forma de pensar y actuar.

*

Hacia dónde vamos

Observarse a uno mismo

Liberarse del miedo

Meditación

Qué es el amor

Cuestionar

Vivir y morir

El fin del conflicto

*

marzo 14th, 2012

Responsabilidad Social Individual (RSI). Un breve apunte

El discurso que apela a la empresa para que sea socialmente responsable (Responsabilidad Social Empresarial, RSE) podría extenderse a otras organizaciones. Expertos como Josep Maria Canyelles hablan de (RSA) Responsabilidad Social de la Administración Publica; (RSO) de las Organizaciones Sociales; (RSP) de las PIMES; (RSM) de las microempresas, autónomos y profesionales; (RSU) de las Universidades. Incluso de Territorios Socialmente Responsables (TSR).

¿Por qué no hablar, también, de Responsabilidad Social Individual (RSI)? Con total seguridad, el daño a nuestra sociedad y a nuestro planeta será proporcional a nuestra indiferencia. El actual panorama local y mundial es terrorífico, nunca habíamos estado tan mal en todos los aspectos. Pero no es irreversible. En cada uno de nosotros reside la solución para conseguir un mundo más equitativo.

¿Cómo aplicar la RSI? Deberíamos aprovechar el poco tiempo libre que tenemos para contribuir al mejoramiento social, económico y ambiental del país, promoviendo el desarrollo humano y protegiendo el patrimonio cultural y ambiental. Contamos con una herramienta eficiente: las redes sociales.

De hecho, la RSI se resume en lo que hacemos y cómo lo hacemos: qué consumes, cómo te transportas, qué especulaciones económicas haces, qué servicios contratas o promueves. En definitiva, no es suficiente con pagar impuestos y cumplir con tus obligaciones laborales o familiares. La sociedad nos exige algo más. Con tanta información que recibimos, sabemos perfectamente lo que la sociedad nos pide. Lo que pasa es que nos hacemos los sordos.

Yo lo resumiría en dos acciones básicas: 1) promover la educación social y ambiental, y 2) actuar con el ejemplo. No sólo hablar y escribir sino, sobre todo, actuar. La RSI puede generar transformaciones clave para el futuro. Se trata, en definitiva, que seamos protagonistas individuales del cambio y no cedamos nuestra responsabilidad a las ONGs, a las empresas o a los representantes políticos.

marzo 8th, 2012

Tiempos de independentismo (y 4)

En 2012, la mayoría de ciudadanos de Cataluña no votaría a favor de la constitución de un estado propio. Pero muchos aspiran a tenerlo y buscan conseguir esa mayoría social que lo apoye. Es legítimo. El independentismo se debe vivir desde la normalidad política.

Por el momento, el independentismo en Cataluña se está cociendo desde la sociedad civil. Los partidos políticos catalanes siguen prisioneros de su tacticismo. Si algún día quieren liderar la independencia de Cataluña la deberán incorporar a sus programas electorales. Sólo así, y tras un proceso democrático, se conocerá si la mayoría social aspira a la construcción de un estado propio. El día que la mayoría del pueblo catalán así lo decida, nada lo detendrá. Sólo los sistemas democráticos débiles apelan a una Constitución para negar una voluntad mayoritaria. España, a marchas forzadas, está madurando democráticamente. El contexto internacional no le va a permitir las cacicadas de antaño.

La naciente Assemblea Nacional Catalana, surgida de la sociedad civil y que se constituye como tal el 10 de marzo de 2012, pretende marcar la hoja de ruta de la nación catalana basada en un:

  • independentismo multi-identitario
  • independentismo transversal
  • independentismo que goce de reconocimiento internacional

Su mensaje es claro: ya no hay vuelta atrás.

Tiempos de independentismo.

*

Ir a Tiempos de independentismo (3)

marzo 7th, 2012

Tiempos de independentismo (3)

Entender un proceso de secesión como una renuncia a algo “propio” representa la habitual falta de madurez de la mayoría de estados. Muchos de ellos se consideran “propietarios” de los ciudadanos y de sus decisiones, tratándolos de incapacitados o menores de edad.

También es cierto que mientras que los partidos políticos y los medios de comunicación presenten el independentismo como una opción de inviabilidad o insolvencia frente al status quo, los ciudadanos no tendrán una perspectiva de conjunto y no podrán tomar decisiones de manera ecuánime.

En ese sentido, el derecho a la independencia debe moverse en unos parámetros de gran madurez democrática, con mayorías generosas de apoyo, de espacio y de tiempo. Ahí van algunas de las referencias:

*

  • Las mayorías que decidan dar el primer paso hacia la secesión deben alcanzar el 55% o el 60% de los votantes (no de la población). Se debe aspirar a la mayoría absoluta y a la unanimidad pero las reglas democráticas son las que son.
  • Los “tempos” de cadencia hasta finalizar el proceso deben ser largos, entre 3 y 5 años, que permitan garantizar a ambas partes la mejor solución en cada uno de los asuntos.
  • La generosidad y la prudencia deben avalar todo el proceso, planteado como una decisión irreversible.

La única vía del independentismo no violento es el pragmatismo, el abandono de las reivindicaciones imposibles y el consolidarse como un movimiento que se hace andando. Así, se evitan las frustraciones y se construyen las adhesiones.

*

Ir a Tiempos de independentismo (2) / Tiempos de independentismo (y4)

marzo 6th, 2012

Tiempos de independentismo (2)

Repasando algunas de las reflexiones de Oriol Illa en su libro Independentisme català (2010), resumo alguno de los tipos de independentismo a los cuales una entidad política o una nación pueden aspirar:

  • Independencia de la federación o confederación (ej. el estado de Texas de los EUA)
  • Independencia nacional: una parte del territorio del estado se independiza para crear otro (ej. Cataluña del Reino de España)
  • Independencia de separación o partición en dos o más partes (ej. Checoslovaquia, en Chequia y Eslovaquia)
  • Independencia por irredentismo: un pueblo que defiende su incorporación a una nación a la cual se sienten pertenecer por razones históricas o culturales (ej. Osetia del Norte)
  • Independencia de la minoría contra la mayoría: en caso de comunidades étnicas minoritarias (ej. Balcanes)
  • Independencia estratégica: cuando el discurso secesionista es una opción contingente para ganar más autonomía dentro del estado del cual forma parte (ej. Córcega, Gales…)

En el siguiente mapa puede obtenerse una visión del independentismo en el mundo, radiografiado a finales del siglo XX.Nos podemos preguntar cuándo está justificado el independentismo: para algunos, siempre está justificado. Para otros, sólo cuando se deban rectificar injusticias graves. La realidad es que cuesta aceptar el independentismo como un derecho, aceptarlo en situación de normalidad democrática. En la mayoría de las ocasiones, la negación de secesión, divorcio o independencia entre pueblos se produce siempre bajo argumentos políticos parciales, subjetivos y de conquista histórica (Illa, 2010:91).

Los enemigos del independentismo argumentan que éste no tiene cabida en el actual mundo globalizado, un mundo que tiende hacia unidades organizativas grandes. Europa, por ejemplo, ya cuenta con 27 estados. No puede segregarse en sus 270 regiones. Pero Europa no tiene ese problema de atomización. La Unión Europea tiene una docena de hechos diferenciales sin resolver y 4 de ellos están en primera línea de salida: Escocia, Cataluña, Euskadi y Flandes. Aunque se pretenda esconder, la realidad es la que es.

Ir a Tiempos de independentismo (1)  /   Tiempos de independentismo (3)

marzo 5th, 2012

Tiempos de independentismo (1)

Cataluña y Escocia, aun siendo muy diferentes, tienen un cierto paralelismo: ambas naciones tienen 1.000 años de historia y desde hace 300 años viven dentro de otro estado. Sin entrar a juzgar los hechos políticos, hablemos de sentimientos.

Los escoceses no se sienten ingleses, algo británicos, aunque sí nórdicos y sajones. Ante esa forma de sentir, los ingleses no se ofenden. Quizás porque ellos también tienen el mismo sentimiento hacia los escoceses. David Cameron, primer ministro del Reino Unido, y Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés, han sentado las bases para la realización de un referéndum en Escocia en 2014 para decidir sobre su independencia del Reino Unido.

Madurez democrática de los ingleses y liderazgo político en Escocia. El resultado del referéndum es lo de menos.

* * *

Los catalanes no se sienten castellanos, algo españoles, aunque sí ibéricos y latinos. Y los castellanos y la mayoría de españoles, ante esa forma de sentir de los catalanes, hacen hablar en su nombre a jueces, magistrados, fiscales, abogados del estado, policías o militares. Mariano Rajoy, presidente del ejecutivo español, no encuentra motivo alguno para realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña del Reino de España.

Falta de madurez democrática de los españoles. Y falta de liderazgo político catalán, dividido, indeciso, acomplejado. Rajoy no tiene un interlocutor independentista.

Ir a Tiempos de independentismo (2)