Tiempos de independentismo (1)

Cataluña y Escocia, aun siendo muy diferentes, tienen un cierto paralelismo: ambas naciones tienen 1.000 años de historia y desde hace 300 años viven dentro de otro estado. Sin entrar a juzgar los hechos políticos, hablemos de sentimientos.

Los escoceses no se sienten ingleses, algo británicos, aunque sí nórdicos y sajones. Ante esa forma de sentir, los ingleses no se ofenden. Quizás porque ellos también tienen el mismo sentimiento hacia los escoceses. David Cameron, primer ministro del Reino Unido, y Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés, han sentado las bases para la realización de un referéndum en Escocia en 2014 para decidir sobre su independencia del Reino Unido.

Madurez democrática de los ingleses y liderazgo político en Escocia. El resultado del referéndum es lo de menos.

* * *

Los catalanes no se sienten castellanos, algo españoles, aunque sí ibéricos y latinos. Y los castellanos y la mayoría de españoles, ante esa forma de sentir de los catalanes, hacen hablar en su nombre a jueces, magistrados, fiscales, abogados del estado, policías o militares. Mariano Rajoy, presidente del ejecutivo español, no encuentra motivo alguno para realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña del Reino de España.

Falta de madurez democrática de los españoles. Y falta de liderazgo político catalán, dividido, indeciso, acomplejado. Rajoy no tiene un interlocutor independentista.

Ir a Tiempos de independentismo (2)

Esta entrada también está disponible en: Catalán


One Trackback to “Tiempos de independentismo (1)”

Deja un comentario

*