La crisis está en nuestro interior

Hace unos meses, en el artículo Aviso a los ciudadanos: la crisis puede estar en nuestro interior me propuse explicar, ayudado por el filósofo Jiddu Krishnamurti (1895-1986), una de mis profundas convicciones. Y pasado un tiempo, ya no creo que la crisis pueda estar en nuestro interior, sino que está en nuestro interior. Debemos ser valientes en el matiz. Intentaré explicarme.

Como la sociedad actual está enferma, entre todos hemos decidido cambiarla. Todos pretendemos ser el médico (discursos, lecciones, blogs, libros, artículos… incluso algunos a través de una militancia activa). Pero, ¿quién es la “sociedad”? No es más que la suma de individuos. Así pues, no pretendamos cambiar la sociedad. Quien debe cambiar es uno mismo.

El documental que adjunto, The Real Revolution (La verdadera revolución), puede ser inspirador. Recoge fragmentos de reuniones y entrevistas a Jiddu Krishnamurti en California en 1966. Una excelente realización producida por la NET (National Education Television, actualmente Public Broadcasting Service) de 4 horas de duración y dividida en 8 capítulos de media hora. Krishnamurti muestra un pensamiento libre de dogmas, utilizando palabras sencillas. Nuestros esquemas discursivos son tan complejos que nos hemos alejado de la simplicidad. Aconsejo su visionado, parte por parte y sin prisas. Quizás sus palabras puedan incidir en nuestra forma de pensar y actuar.

*

Hacia dónde vamos

Observarse a uno mismo

Liberarse del miedo

Meditación

Qué es el amor

Cuestionar

Vivir y morir

El fin del conflicto

*

Esta entrada también está disponible en: Catalán


2 comentarios to “La crisis está en nuestro interior”

  1. Es cierto que la crisis la vive cada uno de diferente forma y en ello no influye el ser mas o menos ricos sino en creerte lo que nos están repitiendo a todas horas y sepamos darle la importancia que se merece. porque la vida es mas que política y economía…la vida somos nosotros, los individuos.

  2. Tienes toda la razón. Sólo nos hace falta romper el círculo y salir de él. Gracias por tu reflexión.

Deja un comentario

*