Cuando enseñar es aprender

Recientemente he tenido la oportunidad de conocer a un grupo selecto de estudiantes de la Universidad de Huelva, dentro del programa Alumnos 10C, con los que he compartido un tiempo valioso. Su espíritu y ganas de aprender me han impresionado. Son conscientes del cambio de paradigma social al que nos vemos abocados y quieren ser agentes del cambio.

Son jóvenes que destacan entre sus compañeras y compañeros de la Universidad. Por muchas razones. En especial, por 10C’s: Conocimientos (expediente académico), Comunicación (idiomas), Competencias (TIC y otras), Cultura (estancias en el extranjero), Competitividad (prácticas en empresa), Compromiso (representación estudiantil), Capacidades (formación en habilidades sociales e interpersonales), Calidad (colaboración en la Universidad), Creatividad (teatro, deporte, música) y Colaboración (voluntariado).

El curso, en formato outdoor training, ha sido intenso. A través de distintas sesiones formativas y social-games, hemos discutido sobre habilidades directivas que les serán de gran utilidad en un futuro cercano: dirección de equipos, liderazgo y empowerment, negociación, motivación de personas, gestión de conflictos y la gestión del tiempo. Yo también he aprendido mucho de estos jóvenes.

Qué gusto regalar conocimiento al que lo quiere recibir. No me pasa todos los días.

Esta entrada también está disponible en: Catalán


4 comentarios to “Cuando enseñar es aprender”

  1. Ha sido un privilegio el tenerte como profesor del curso, y creo que hablo en nombre de todos. Nos has aportado un conocimiento valiosísimo que, como bien nos introdujiste, tendrá una asimilación de meses e incluso años.

    Nos mantendremos en contacto por las redes sociales. Un saludo! :)

  2. Coincido totalmente en las sabias palabras de mi compañero Israel, y no titubeo a la hora de decir, que creo, desde mi humilde punto de vista, en la existencia de una nueva forma de aprender y enseñar, basada en la experiencia, la palabra, e incluso me atrevería a decir, que desde el cariño.

    Gracias Manel por compartir con nosotros tus vivencias y sabidurías, y saber transmitir con la naturalidad y ese punto de “locura” que te caracteriza, un nuevo punto de vista que sin duda nos ayudará en nuestra vida profesional y personal.

    Aún siendo Ingeniero, debo reconocer que aunque ” la madre de las ciencias sea las Matemáticas”, que me perdone Sixto si afirmo, que incluso los número no son capaces de predecir y explicar los sentimientos, vivencias y el buen rollo en general, como el vivido estos días junto a tí y mis compañeros.

    Gracias por tu generosidad, gracias por tu tiempo.

    Un saludo, y nos mantendremos en contacto.

Deja un comentario

*