Archive for julio, 2012

julio 31st, 2012

¿Firmarías por dejar un mundo mejor?

Desde hace unos meses, Daryl Upsall, un buen conocedor del fundraising en España, ha lanzado una campaña informativa sobre herencias y legados. Propone a los ciudadanos que hagan testamento y que, sin afectar a los herederos legítimos, se animen a dejar una parte de sus bienes a entidades sociales merecedoras de su confianza.

Sin duda, es una apuesta valiente y generosa que todos podemos hacer en algún momento de nuestra vida. Un compromiso “a futuro“: que una entidad social herede algo de mi para que pueda cambiar el mundo cuando yo ya no esté. Ese compromiso, ese legado (siempre revocable) le sirve a la entidad social como un aval frente a terceros. Y un número importante de legados reafirma su solvencia como organización.

Mientras que en el mundo anglosajón los “donativos planificados” es una práctica habitual iniciada hace más de 40 años, no sucede lo mismo en países mediterráneos donde la linea sucesoria (hijos a padres) es vigilante, desconfiada y pone trabas a la libertad del testar. ¿Cambiará la tendencia?

Esta es una de tantas oportunidades para programar nuestra generosidad, el legado solidario, una iniciativa que cuenta por ahora con la posibilidad de legar a: Acción contra el Hambre, Alboan, Aldeas Infantiles SOS, Amigos de los Mayores, Amnistía Internacional, Ayuda en Acción, Cáritas Española, ACNUR Comité Español, CRIS contra el cáncer, Entreculturas, Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron-VHIR, Fundación Josep Carreras, Fundación Pasqual Maragall para la Investigación sobre el Alzheimer, HelpAge International, Intermón Oxfam, Médicos del Mundo, MedicusMundi, Médicos Sin Fronteras, Plan España, Solidaridad Internacional, UNICEF, WWF España.

 

julio 26th, 2012

Estrategias de las élites políticas y económicas para manipular a los ciudadanos

Uno de los grandes pensadores de nuestro tiempo, Noam Chomsky, reflexiona sobre las estrategias que utilizan las élites para manipular a los ciudadanos, habitualmente a través de los medios de comunicación. De las 10 estrategias que plantea destaco 6 con algunas observaciones:

  • La estrategia de la distracción: consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. En general, los periodistas no son conscientes de la estrategia. En algunas ocasiones, sí que lo son y participan en ella intercambiando favores. En pocas, los medios deciden no apoyar la estrategia y ponerla al descubierto.
  • La estrategia del guión: se crea una situación crítica para que la ciudadanía pida medidas de solución. P.ej. dejar que se desenvuelva la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad en perjuicio de la libertad. O crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. En estos casos, los medios de comunicación pro-gubernamentales hacen la función propagandística y los no-afines van completamente perdidos.
  • La estrategia de la gradualidad: para hacer que se acepte una medida inaceptable basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. En los últimos años, se están produciendo enormes cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez. Los medios de comunicación, en este caso, no son más que simples voceros, siendo absolutamente conscientes de la estrategia y sus objetivos.

  • La estrategia de diferir: otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública para una aplicación futura. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento. Los medios son, también, la plataforma para proyectar la comunicación estratégica.
  • La estrategia de la estupidez: estimular al público a ser complaciente con la mediocridad, haciendo creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto. Los medios televisivos son la gran arma para las élites, que buscan normalizar la estupidez y hacer frikis a los que piensan y actúan. Algunos medios se oponen a esta estrategia aunque todo lo que ganan en independencia lo pierden en lectores y espectadores.
  • La estrategia de reforzar la autoculpabilidad: hacer creer al ciudadano que es el único culpable de su desgracia, porque no es suficientemente inteligente, no se esfuerza lo necesario. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema, el individuo se autodesvalida, se culpa y se queda en casa. Los medios de comunicación no son conscientes de la estrategia aunque se suman a ella sin darse cuenta promoviendo el género trágico y de sucesos por encima del reflexivo.

Hasta que el periodismo no recupere sus orígenes, las estrategias manipuladoras de las élites no harán más que aumentar y refinarse. Y el cambio no será posible.

 

julio 21st, 2012

Cuando el periodismo es inoportuno

Portada del diario barcelonés El Periódico de 21 de julio de 2012. Los términos utilizados no sólo cuentan con la carga ideológica habitual de un periódico de la oposición sino que son claramente inoportunos. El titular reza “Valencia cae, España tiembla” dando cobertura a una enorme foto de decenas de personas con fusiles en la mano. Un pequeñísimo subtítulo bajo dicha foto aclara que se trata de la guerrilla opositora al gobierno sirio.

Es absolutamente innecesario manipular el subconsciente de los lectores. Una Comunidad Autónoma como Valencia ha solicitado una ayuda y una garantía de financiación al gobierno central en la brutal crisis que estamos viviendo. Nada más. Nadie tiembla por ello. Y menos los ciudadanos sirios que bastantes problemas tienen con la falta de libertad de su país.

Editores y periodistas: no todo vale. Deben velar por la integridad del discurso político. Y aún más cuando la situación actual está tan distorsionada.

La prensa puede -y debe- animar a la ciudadanía a salir a la calle a pedir justícia, porque debe promover el cambio social. Pero nunca debe hacerlo a través de la violencia subliminal de las portadas y las expresiones bélicas inadecuadas.