Archive for octubre, 2012

octubre 28th, 2012

Pies de barro de la filantropía

La Fundación Amancio Ortega (en la foto) ha firmado un convenio de colaboración con Cáritas Española (nov’12-dic’13) a través del cual pone a su disposición 20 millones de euros en favor de las personas y las familias más necesitadas. Para Cáritas, que en 2011 obtuvo unos fondos de 250 millones de euros (66% privados, 33% públicos), esta inyección le supone un aumento del 8% en su presupuesto anual.

Para Amancio Ortega, el hombre más rico de España (y 3º del mundo) con una fortuna estimada de 42.000 millones de euros, le supone también un motivo de honda satisfacción. La denominada ‘‘Nueva Filantropía’’ no busca la caridad sino la inversión social y la implicación personal del donante.

La fundación Amancio Ortega, presidida por su hija Marta, realiza habitualmente este tipo de convenios y grandes donaciones desde su constitución, en 2001. El patrimonio inicial fue de 60 millones de euros y no tiene un presupuesto fijo aunque se estima que invierte una media de 50 millones anuales en proyectos educativos, sociales y culturales.

Cuando el esfuerzo, el trabajo o la fortuna sonríe a un individuo de forma generosa con la acumulación de patrimonio, éste debe compartir el exceso de beneficio. La época de los faraones ya pasó. Por ello, y como en el caso que nos ocupa, donativos de 20M€ que representen el 0’04% del valor patrimonial de una fortuna personal es un insulto a la dignidad humana. No es de extrañar que la gente no crea en la filantropía. Filantropía sí. Pero dentro de los límites de la justícia social.

Sin tratar de dar lecciones a nadie, el programa The Giving Pledge, avisa de que las donaciones y patrocinios actuales, o la aportación pública del 0’7% del PIB de los estados al subdesarrollo, son un insulto a la inteligencia humana. El programa invita a las grandes fortunas norteamericanas a comprometerse a donar el 50% de sus riquezas a causas filantrópicas. O más del 50%. O a darlo todo.

octubre 22nd, 2012

Ética del beneficio: patrimonio personal no superior a 10M €

(cont.) Ética del beneficio

Ningún individuo debe acumular un patrimonio que no pueda gestionar con sus propias manos. ¿Qué sentido tiene perseguir el infinito? El corto tiempo que vivimos no debe malgastarse en amasar dinero.

La historia no conoce grandes patrimonios construidos bajo los principios de igualdad y justicia social. Las grandes fortunas tienen su base en la esclavitud, en la fuerza de las armas, en la ley injusta, en el engaño o en el aprovechamiento del más débil.

Si el ser humano consigue un patrimonio con su esfuerzo personal, sin corromper ni corromperse, es hasta cierto punto positivo porque comparte riqueza con sus más cercanos e incluso crea ocupación en algunos casos. Un límite de 1M€ (ahorros, propiedades) parecería suficiente si no fuera porque la historia nos demuestra que han existido proyectos empresariales o descubrimientos científicos esenciales para la humanidad que han consolidado cifras superiores. Por ello, para que las excepciones quepan en estos nuevos parámetros, el límite podría ser de 10M€, una cifra inalcanzable para el 99’9% de la humanidad. Así, se corrobora que es un límite máximo y no permite discusiones a ojos de ese 99’9%. Desaparecerán, así, los últimos faraones que poseen billones y billones de dólares, euros, pesos, yens, rublos…

Y si el éxito profesional o una lotería accidental lleva al individuo a obtener cantidades ingentes de recursos debe cederlos a la comunidad, no por un principio de solidaridad o gesto filantrópico(*) sino porque la nueva sociedad no puede permitir la desigualdad extrema.

(*) La filantropía deberá seguir existiendo en el marco de nuestras habituales acciones del día a día.

(cont.) Ética del beneficio

octubre 18th, 2012

Ética del beneficio: beneficio empresarial no superior al 10%

(cont.) Ética del beneficio

Ninguna empresa debería provisionar beneficios superiores al 10% (siempre en referencia al año anterior y una vez realizada la reinversión óptima). Y los beneficios compensatorios, aquellos que persiguen compensar años de pérdidas, no deben ir más allá de los 3 años.

Acabar el año con un beneficio del 50% no demuestra una buena gestión. Quizás todo lo contrario. ¿Por qué las empresas buscan el máximo beneficio?. Los expertos afirman que la culpa es de la “competencia”, que les obliga a minimizar los costes, lo que implica maximizar la diferencia entre los ingresos y los costes.

Pero, ¿qué sentido tiene un ENORME beneficio empresarial mientras:

  • …buena parte de los empleados cobran un sueldo bajo, o trabajan bajo presión o en malas condiciones, o discriminados por tal o cual razón…
  • …o los productos y servicios ni se renuevan ni se reiventan…
  • …o se mantienen precios aún habiendo amortizados los costes (caso flagrante de las autopistas)
  • …o la comunidad próxima sólo recibe a cambio 26 puestos de trabajo, olores, ruidos, deforestación…
  • …o la aportación fiscal es mínima o nula por evasión o engaño en los impuestos… ?

En España, el tipo nominal del Impuesto sobre Sociedades es el 30% (25% para las pymes), pero las exenciones y deducciones de que gozan las empresas hacen que el tipo efectivo (lo que realmente pagan sobre sus beneficios) no supere el 10% de media. Todos coinciden que este impuesto se controla e inspecciona muy poco, sobre todo a las pequeñas empresas. La mayoría paga cantidades ínfimas. El 70% de la cuota lo aportan entre poco más de 1.500 grandes empresas (quizás sería más honrado hacer como Irlanda, con un tipo impositivo del 12%).

No tiene ningún sentido, pues, buscar el máximo beneficio cuando “la casa está sin barrer” y la falta de ética está tan extendida. Si una empresa tiene exceso de beneficio es que hay bienes, personas y circunstancias que no han recibido suficiente inversión, atención o apoyo. El empresario debe nivelar, contentar, ajustar, mejorar, cumplir, sanear… y aunque nunca podrá saciar las necesidades del entorno, demuestra que la empresa se ha creado para generar riqueza más allá de contentar a los inversores.

El objetivo principal de las empresas no puede ser la consecución del máximo beneficio. Deben contemplarse objetivos previos como:
*el crecimiento moderado
*la estabilidad
*la adaptabilidad al medio ambiente
*el servicio a la colectividad.

Una buena planificación puede hacer que, en el caso de que la empresa vaya bien, los beneficios alcancen como máximo un 10%, suficiente para repartir una parte entre los socios, accionistas e inversores. Si alguno de ellos quiere más, que venda su parte. Las empresas no pueden ser vistas como operaciones financieras para obtener beneficios. Las empresas son proyectos humanos.

(cont.) Ética del beneficio

octubre 16th, 2012

Ética del beneficio: honorario máximo SMI x 100

(cont.) Ética del beneficio

Ningún honorario anual (alto directivo, representante, comisionado, accionista, asesor, abogado, consultor, socio, deportista de élite…) debería ser superior al SMI multiplicado x 100. O la suma de honorarios no debe superar el millón de euros al año (1’3M$).

La cifra es, a todas luces, excesiva y suficiente para sufragar cualquier proyecto(s) anual, o para pagar los servicios de cualquier profesional. Sobrepasar una cifra tan abultada sólo se entiende bajo la mirada egocéntrica que tanto daño ha hecho a la humanidad.

Aunque los servicios prestados se desarrollen bajo los máximos niveles de dificultad, calidad, exclusividad, competencia, diligencia, individualidad… aunque sea algo irrepetible, único, el n.1… debemos poner sentido común a las cosas y pensar en las consecuencias del desnivel. Llevar zapatos de oro o beber en copas de diamantes no es de recibo en el siglo XXI. Esos tiempos pasaron.

En ocasiones, la culpa de unos honorarios desorbitados no la tiene el empleador sino la intermediación del patrocinio publicitario. Algunas grandes marcas se introducen en la vida privada de jugadores, artistas, especialistas… aportando enormes cantidades de dinero, y parte de esos recursos van directamente al protagonista, aumentando sus honorarios x1.000 o x10.000… A ojos del resto de mortales, son inmerecidos e injustos (aunque se lo perdonan mientras siga marcando goles o emocionando con sus canciones o sus películas). El patrocinio publicitario deberá reinventarse si quiere participar en la reinvención del mundo.

Todos los recursos que superen 1M€/anual deberían ser gestionados desde un fondo comunitario que los reinvertiría en proyectos de calidad. Autores como Christian Felber en la “Economía del bien común” han generado inteligentes soluciones al equilibrio económico entre personas, ofreciendo una innovadora visión que rompe con la clásica división entre capitalismo y comunismo.

Algunos pueden preguntarse, ¿por qué?, ¿por qué no aceptar la suerte, el momento, la juventud, la fuerza, la belleza, la destreza, como diferenciador económico entre personas? Porque el sentido común nos dice que las oportunidades y los éxitos deben compartirse con el máximo número de personas. Porque la felicidad no está ligada con el “tener” sino con el “ser”, y el “ser” es una alteridad con la comunidad (no solo con la pareja, los hijos y los socios). “Tener” sí, pero sólo aquello que se pueda disfrutar al instánte. ¿Conseguirá la inteligencia humana superar el paradigma de la posesión?.

(cont.) Ética del beneficio

octubre 14th, 2012

Ética del beneficio: sueldo máximo SMI x 20

(cont.) Ética del beneficio

Ningún sueldo debería ser superior al Salario Mínimo Interprofesional multiplicado x 20. Es probable que en países como Francia, Holanda o Bélgica (donde el SMI está en 17.000€/año) el factor correctivo de multiplicación podría reducirse a SMI x 14.

Un sueldo máximo de 180.000€/año (230.000$/año) es suficiente para cualquier nivel de vida. Quien lo considere insuficiente es que pretende vivir en un entorno humano injusto.

Tan sólo el 7% de los trabajadores españoles tienen un sueldo superior a 90.000€/año. Y no hay datos estadísticos fiables que cifren los grandes sueldos (300.000€, 500.000€/año…) tan solo se conocen referencias surgidas en la prensa económica o de rumores. Pero, aunque sea un porcentaje pequeño, las organizaciones deben procurar nivelar las retribuciones con el fin de ajustar sus presupuestos y no aumentar las diferencias sociales.

Algunos pueden llegar a preguntarse, ¿por qué?; ¿por qué limitar la libertad del contratador y del contratado de pagar y recibir lo que pacten? Por la misma razón que tiene poco juicio que un cabeza de familia conceda a su hijo de 11 años una paga de 500€ a la semana, aunque el niño se lo merezca o sea muy listo o buena persona. Sencillamente, el niño no necesita tanto dinero. Un empleado puede ser muy bueno, mucho mejor que otro, pero dicha diferencia debe medirse dentro de una escala proporcional al sentido común de las cosas.

Y también por justicia social. Los bienes muebles e inmuebles, las monedas y los billetes, no son ilimitados. Si alguien tiene mucho, otro tiene menos.

Lector: si estás pensando que este tema no va contigo, que sólo afecta a unos pocos millonarios en el mundo, te invito a que introduzcas en el siguiente cuadro tu sueldo anual. Te verás situado en un ránking de sueldos de toda la población mundial. Quizás te lleves una sorpresa.

 

(cont.) Ética del beneficio

octubre 8th, 2012

Ética del beneficio

Las diferencias entre individuos existen. No debemos aspirar a construir sociedades que destruyan el individualismo como pretenden los regímenes totalitarios. Aun naciendo en las mismas condiciones, las personas consiguen resultados distintos, porque su capacidad intelectual, su nivel de emprendeduría, su fortaleza psicológica, física y espiritual les hace diferentes.

Pero cuando la desigualdad se hace excesiva -como en la actualidad- hay que tomar medidas bajo la luz de la justicia social, aunque manteniendo el espíritu de competitividad que nos hace fuertes. Por ello, las sociedades deben dotarse de instrumentos de nivelación, que reduzcan las actuales desigualdades.

Hemos de domesticar al capitalismo. Por eso, propongo:

 

Ningún sueldo debería ser superior al Salario Mínimo Interprofesional multiplicado x 20. Si en España el SMI es de 9.000€/año, el sueldo máximo -o suma de sueldos- no debe sobrepasar los 180.000€/año.

 SUELDO

SMIx20

Ningún honorario anual (alto directivo, representante, comisionado, accionista, asesor, abogado, consultor, socio, deportista de élite…) debería ser superior al SMI multiplicado x 100. O la suma de honorarios no debe superar el millón de euros al año.

HONORARIO

SMIx100

Ninguna empresa debería provisionar beneficios superiores al 10%.

 [E] BENEF -10%

Ningún individuo debería acumular un patrimonio superior a 10 millones de euros.

 [I] PATRIM -10M€

El cambio de paradigma será lento y progresivo, quizás dure 100 años. Nuestros hijos y nietos se merecen un mundo más justo.