Archive for noviembre, 2012

noviembre 26th, 2012

Cataluña gana: mayoría absoluta por el derecho a decidir

PRÓXIMAMENTE,

REFERENDUM

EN CATALUÑA

Las Elecciones al Parlamento de Cataluña del 25 de Noviembre de 2012 han otorgado una amplia mayoría a los partidos políticos que consideran que el pueblo catalán tiene derecho a decidir su futuro. El 65% de los 135 escaños serán ocupados por 87 políticos que promoverán el futuro referéndum por un estado propio. Convergència i Unió (CiU) ha sido el partido más votado con 50 diputados. Como segunda fuerza le sigue Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) con 21 diputados. El resto de fuerzas políticas por el derecho a decidir son ICV (13) y CUP (3). La mayoría soberanista (CiU, ERC, CUP, 74 diputados) refuerza la voz del millón y medio de ciudadanos que salieron a la calle el pasado 11 de septiembre. Los partidos unionistas -con España- han obtenido los resultados que vaticinaban las encuestas: PSC, 20 diputados; PP, 19 diputados; y Cs, 9 diputados.

El análisis electoral tiene múltiples lecturas. Pero destaca una por encima de todas. Cataluña gana. Hará un referéndum aunque España lo prohíba. Porque a la democracia no la detiene nada ni nadie. La comunidad internacional velará para que no se interrumpa el proceso democrático que lleve a Cataluña a preguntarse por su futuro.

 

noviembre 19th, 2012

Los muckrakers deben ser expulsados de la profesión periodística

La traducción del concepto de muckraker es  “removedor de estiércol“, un término que empezó a utilizarse en el mundo de la comunicación a principios de s.XX y que definía al periodista, al escritor o al relaciones públicas que se dedicaba a denunciar públicamente la corrupción de los políticos y personajes públicos de la época, haciendo relucir sus trapos sucios. Un trabajo que escarbaba en las vidas ajenas con el objetivo loable de buscar la verdad.

Algunos consideran a los muckrakers el antecedente del periodismo de investigación. Yo no estoy muy seguro. Es cierto que consiguieron tambalear a las clases dirigentes y al establishment norteamericano, revolucionando el statuo quo. Eso siempre es bueno.

Pero el papel de removedor de basura, aunque tenga su fundamento en la “prueba” conseguida, siempre es tendencioso y parcial, y sin duda parte de un posicionamiento subjetivo y moral del investigador. Y en demasiadas ocasiones obedece a un interés personal que le hace ser “juez y parte” e invalida cualquier resultado.

Y en esta fase estamos. Los objetivos del muckraker han cambiado. Ya no pretende denunciar sino que pretende ser el protagonista del cambio, en una posición en la que todo vale, hasta la mentira. El fin justifica todos los medios.

Algunos pseudo-periodistas como Pedro J. Ramírez, el director del diario El Mundo, confunden en numerosas ocasiones el papel de representantes de un medio de comunicación con el de justicieros. Recientemente, El Mundo ha irrumpido en la campaña electoral catalana de 2012 “esparciendo mierda” sobre el Presidente Mas, candidato que se presenta a la reelección.

En democracia, los ciudadanos viven dos momentos bien diferenciados: 15 días de campaña electoral  y 1.445 días (4 años menos 15 días) de vida normal. Si el muckraker irrumpe en campaña electoral no lo hace para mostrar la verdad a la sociedad sino para tomar partida por unos y contra otros. Y no es su espacio, ni su momento. El periodismo de denuncia, el periodismo basado en la investigación de documentos veraces y testigos imparciales tiene mucho tiempo, antes y después de la campaña electoral, para cumplir con la función social que tiene encomendada. 

Está comprobado, además, que el muckraker que irrumpe en campaña electoral influye poco en los votantes indecisos. En cambio, influye negativamente en la profesión periodística. Los actuales muckrakers, expendedores de dossieres y carnets de buenos y malos, deben ser expulsados de la profesión antes de que el periodismo se hunda definitivamente por su culpa.

noviembre 7th, 2012

La técnica del “apadrinamiento” debe reinventarse

Solicitar un donativo constante para ayudar a una persona necesitada viene siendo utilizada desde hace 300 años, sobre todo por iglesias y confesiones. El fenómeno está ligado a los procesos de colonización. Con la aparición de las organizaciones del tercer sector a mediados del s.XX, en especial las ONGs, las técnicas se perfeccionan y se diseña el acercamiento entre donante y receptor, similar a la de un padrino y un ahijado. Esa relación puede durar entre 8 y 10 años, y a través de una donación mensual se ofrece una oportunidad al ahijado frente a la adversidad. Unos pocos euros para el donante pero todo un presupuesto para el niño o el enfermo.

Hasta aquí, todo bien. Pero, ¿y si el receptor no existe realmente sino que es una metáfora para persuadir al donante? “…las necesidades son tantas y los donativos tan pocos” (dicen las ONGs). Así las cosas, se rediseña la técnica repartiendo el donativo entre toda la comunidad. En definitiva, se usa una cara y un nombre para individualizar una relación inexistente.

Y ahí empezó el engaño. Aunque los grandes Vicente Ferrer y apóstoles de Intermón, Unicef o Aldeas Infantiles digan lo contrario, con este rediseño se engaña a la sociedad. Los argumentos a favor de esta manipulación conceptual son sencillos: los posibles padrinos conocen y aceptan que su dinero se reparte entre la colectividad, la foto es un simple nexo emocional (las ONGs saben que es difícil conseguir donativos hablando de comunidades, generalidades, vaguedades).

Antes de llegar a una situación irreversible y de total falta de credibilidad, debe reinventarse la técnica del apadrinamiento.

Propongo:

  • el apadrinamiento debe ser eso, una relación de mecenazgo individualizada. El donativo mensual debe ir a parar íntegramente al ahijado.
  • si hay más niños o enfermos, o si se pretende construir escuelas o adquirir material escolar o sanitario, sirvase utilizar otras técnicas de captación de recursos, nunca los fondos del apadrinamiento.
  • avanzar en la relación entre padrino y ahijado hasta conseguir un nivel de compromiso mutuo y equilibrado. Más que “donante-receptor” debería entenderse como una relación de “receptor-receptor”. Ambos deben responder ante una posible relación futura.  Quizás, para siempre.

 

noviembre 4th, 2012

Tendencia negativa del “Marketing Relacionado con una Causa”

Dentro de las técnicas que utilizan las empresas para ser socialmente responsables destaca el Marketing Relacionado con una Causa. En este caso, la empresa emite un mensaje publicitario: “el 1% de las ventas de Coca-Cola de estas navidades se destinará a UNICEF“.

Es una técnica de RSC cuya máxima es “si no hay ventas, no hay donativo”, una acción estrictamente comercial no-altruista. Nada que objetar. Sirva el ejemplo de la campaña navideña de CEPSA de 1998: “1 peseta por litro de carburante vendido se destinará a Centroamérica“. Tras el período estipulado, y habiéndose vendido 208 millones de litros, se realizó una donación de 208 millones de pesetas (1,2M€).

Muy diferente es el caso, por ejemplo, de “1 paquete de Ausonia, 1 minuto en investigación“, cuyo objetivo es enviar fondos a la Asociación Española contra el Cáncer. Esta campaña es confusa y el donativo final no está en relación con las ventas del producto. Utiliza, pues, argumentos que luego ni cumple ni informa con exactitud. La Asociación Española contra el Cáncer tiene el derecho de conocer el número de paquetes de Ausonia vendidos durante la campaña. El honor de esa asociación y la causa del cáncer están en juego. No es lo mismo que se venden 30.000 paquetes que 3 millones. Ni tampoco tiene sentido utilizar conceptos intangibles (“1 minuto en investigación“).

De la misma manera, UNICEF tiene todo el derecho a conocer las ventas navideñas de Coca-Cola para calcular con exactitud el 1% prometido. Informar de un proyecto de donación a través de eslogans publicitarios voluntariamente inexactos es un engaño.

Desde 2007, estas campañas van tendiendo al uso del eslogan provocativo sin preguntarse por su coherencia o por la veracidad del mismo. Cuando todo esto empezó, las campañas no eran así. Han ido derivando hacia la falta de transparencia. Sin duda, es una tendencia que debe corregirse.

*