Manuel Martínez Calderón (1934-2001): ¿no podría darse por finalizado el duelo?

Tras la muerte del empresario catalán Manuel Martínez Calderón en 2001, tres personas anónimas amigas (“siempre seremos cuatro“) han pagado una verdadera fortuna en publicidad mortuaria. Por un lado, una esquela todos los meses para conmemorar el “día mensual” del óbito. Por otro, y dos veces al año -una para conmemorar el día natal y otra el de la defunción- esquelas de página entera (!). Sin duda, un hecho único en el mundo y todo un World Record Guiness. En estos momentos, la cifra invertida ronda los 150.000€ en esquelas mensuales (en el diario La Vanguardia) y 800.000€ en esquelas a página completa (en La Vanguardia y El Periódico). A punto están ya de llegar al millón de euros.

¿No podría darse por finalizado el duelo?. ¿Tiene algún sentido continuar 12 años más?. Si persisten en gastar tanto dinero, ¿no es hora de reinventar la acción y reorientarla?. No estoy diciendo que los “medios de comunicación” no merezcan recursos estratégicos. Pero los excesos siempre son malos. Además, sería una buena manera de hacer callar a los malpensados que ven en estas esquelas algo oscuro, pagos políticos entre empresas de ocio, editores de opinión pública y partidos políticos.

Algunas ideas para que los “tres” amigos anónimos reflexionen. No sólo los “medios de comunicación” sufren:

  • la investigación científica está muy necesitada de recursos.
  • el bienestar social sólo alcanza a un pequeño porcentaje de la población.
  • la cultura y la educación cuentan con muy pocos apoyos privados (y la administración pública no está por la labor).
  • el medio ambiente tiene más enemigos que amigos.
  • los jóvenes no encuentran apoyo económico en los mayores.
  • …………

Si Manuel Martínez Calderón levantara la cabeza estoy seguro que estaría de acuerdo conmigo.
El duelo puede darse por finalizado.

 

Esta entrada también está disponible en: Catalán


Deja un comentario

*