Posts tagged ‘abandonar la nostalgia’

diciembre 26th, 2012

5 sugerencias para manejar la nostalgia

La palabra “nostalgia” deriva del griego “nostos” que significa regreso, y “algos“, dolor. Es como un dolor por no poder regresar a un lugar o a un tiempo feliz. En definitiva, el nostálgico considera que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Algunas personas son nostálgicas por naturaleza, disfrutan mirando el pasado porque les recuerda el largo camino recorrido, sea exitoso o lleno de fracasos. No hay duda que la nostalgia ayuda a valorar lo que uno ha conseguido. Todo un ejercicio de realismo. Otras personas, en cambio, rechazan la nostalgia porque les impide avanzar, crecer, olvidar, madurar… incluso algunos consideran que puede ser nociva para la salud mental.

La nostalgia no es buena ni mala, no seamos dogmáticos. Aunque ya los clásicos coincidían que la nostalgia es una mala compañera en la toma de decisiones, en la apuesta por el cambio, en la política, en el arte de rejuvenecer. Y hoy, podríamos añadir, difícil de congeniar con la innovación. En fin, si queremos que la nostalgia sea una buena compañera debemos controlarla y ponerla en su sitio.

5 sugerencias para manejar la nostalgia

1) No borres ni niegues tus tiempos pasados. Celébralos sin complejos. Con risas y lágrimas. Pero que no te sirva para esconderte del presente.

2) Cuando vislumbres la nostalgia nociva, aquella que deviene de lugares y momentos vergonzosos (el machismo, la manipulación ideológica, la fuerza de las armas, la esclavitud…) recházala.

3) La nostalgia puede ser la clave para proyectar el futuro sin temor a equivocarse. Ejercítala para vencer la incertidumbre.

4) Utiliza la memoria selectiva para obtener de la nostalgia no solo momentos felices sino también recuerdos especiales, experiencias de liderazgo, procesos de aprendizaje, es decir, aquellos momentos vividos de gran valor y que pueden ser de utilidad para la toma de decisiones actuales.

5) Si en el pasado tuviste la valentía de actuar, de decidir, de amar, de donar, de trabajar duramente… y ahora estás en horas bajas, busca entre tus pensamientos nostálgicos la manera de volver a ser aquella persona audaz y decidida.

*

mayo 23rd, 2012

La defensa del éxito del pasado es la principal causa del envejecimiento organizativo

Si nos mantenemos anclados en los éxitos del pasado, en el Estado del Bienestar de hace unos años, reduciendo nuestro pensamiento a la pérdida de derechos y al oportunismo de los recortes … no conseguiremos salir de la crisis ni construir nada nuevo.

El Estado del Bienestar europeo es replanteable, mejorable, deberá ser distinto. La organización de nuestra empresa, de nuestra Universidad, de nuestro partido político, de nuestro departamento, de nuestra ONG… es necesariamente mejorable.

No persistamos en la idea de mantener estructuras, principios, objetivos o metodologías que, aunque aparentemente funcionen, nos tienen atados. Debemos reinventarnos de arriba a abajo, sin nostalgia.

Luchar por el pasado envejece y hace envejecer a nuestro entorno organizativo. El cambio nos puede rejuvenecer. Lo primero, pues, decidirse por el futuro y dejar atrás el inmovilismo que nos caracteriza. Cuanto más tiempo tardemos en reaccionar (3 meses, 1 año, 4 años…) más posibilidades existen de quedarnos fuera de juego y ser un parásito social.