Posts tagged ‘community manager’

diciembre 4th, 2011

Vanidades y banalidades en Twitter

Las redes sociales son una tentación irrestible porque alimenta el ego y la vanidad. Muchos compiten por decir la frase del día, la frase que el mundo necesita oir en ese momento. En la vanidad radica el éxito de las redes sociales. No es mala si se utiliza como un medio para compartir pensamientos. Aunque la vanidad es negativa si traspasa la línea de la banalidad.

Sin duda, la red más competitiva, más activa, más movida, más resolutiva, está siendo, hoy por hoy, Twitter. Pero con la que está cayendo… demasiados usuarios, con miles de seguidores, están haciendo un mal uso. Ya sé que la libertad es el centro de gravedad en las redes sociales y no hay reglas principales. Pero utilizar Twitter para explicar a 3.000 seguidores que recojo a mi hijo, que voy en autobus, qué buena está la cena, que cuando tenía 20 años me miraban las chicas… en una desenfrenada carrera para escribir el tuit numero 40.000 (!). Y aún peor, utilizar la red Foursquare para informar puntualmente con un tuit -cada día y a la misma hora- que ya he llegado al gimnasio o al trabajo… raya la paranoia. ¿Nos hemos preguntado el interés que puede tener para los “followers”?. Ellos se apuntaron al “Followme” pero por distintas razones.

Es peligroso investirse de una “autoritas” (contar con 25.000 followers tiene gran responsabilidad social) y pensar que uno tiene carta libre: … “son mis seguidores, me quieren, quieren saber todo lo que hago, todo lo que pienso…“. Mejor no confundirse.

El prescriptor social debe luchar por mantener los pies en el suelo y no quemarse en la hoguera de las vanidades.

julio 7th, 2011

Community Manager: aún no es una profesión

No soy especialista en Tecnologías de la Información y la Comunicación. Pero llevo tantos años conviviendo con expertos que algo queda. Aunque he de reconocer que soy un poco geek (apasionado por las nuevas tecnologías). Y en los últimos tiempos, mi relación con los denominados community managers (o Social Media Managers) ha aumentado mi perspectiva de la red social. Por lo que me explican, y por lo que detecto en sus aspiraciones, me atrevo a afirmar que aún no es una “profesión”. En todo caso, y por ahora, una nueva y necesaria “ocupación”.

Los/las “community mangers” se definen por unas habilidades muy concretas basadas en el dominio de las TICs y las técnicas del marketing online, base para obtener un alto rendimiento en la comunicación estratégica aplicada a la gestión de comunidades. Esas habilidades se resumen en:

- desarrollar estrategias de participación en los medios sociales clave (Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, MySpace…) enfocadas a la consecución de objetivos.

- saber crear contenidos adecuados (o moderarlos).

- saber gestionar la reputación online de la organización para la cual trabajan.

Los graduados en Publicidad y Relaciones Públicas son los que aspiran con más fuerza, aunque también lo hacen diseñadores, periodistas y expertos en marketing. Entra con fuerza una atractiva oferta no reglada de cursos de Community Manager para reforzar las áreas que un egresado no conoce y para los que no tienen formación superior. Una formación que ganará adeptos en los inseguros tiempos educativos que corren.

De todas formas, y respondiendo a mi afirmación de que la community manager no es aún una profesión, quisiera basarme en la simple definición del término “profesión”. Asistiéndonos a la voz que aparece en los diccionarios, el término apunta a una actividad no accidental ni improvisada; orientada hacia los demás; que exige un conocimiento y un aprendizaje; que cobras por ella; que se reconoce socialmente; apoyada por estudios de la comunidad científica; y recogida bajo principios éticos. Sólo que falle uno de ellos, no podemos hablar de profesión, aunque el paso del tiempo puede llegar a convertir una ocupación en profesión.

Sirva el siguiente esquema para situar el estado en el que se encuentra la ocupación de community manager.

_

Se aceptan apuestas: ¿conseguirá la CM consolidarse como profesión?. Otro día seguimos.