Posts tagged ‘crear empresa’

diciembre 6th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. DESEMPLEADOS (1)

MÁXIMA PRIORIDAD PARA LOS DESEMPLEADOS

La estabilidad de una comunidad política y social está fundamentada en el trabajo remunerado del máximo número de ciudadanos. Por ello, la lucha contra el desempleo debe ser una actuación prioritaria en un estado de derecho. En España, el objetivo a medio plazo debe ser reducir 10-12 puntos el desempleo, del 20% actual (4,9M de parados) a un desempleo estructural del 8-10%. Un desempleo de características cíclicas (que no afecte siempre a las mismas personas) y que no grave a la movilidad. El talento y el tesón no deben tener fronteras. Todo lo contrario, debe expulsar del sistema quien pretenda solo “recibir” sin sacrificar parte de sus sueños.

Por otra parte, las oficinas gestoras de empleo deben volcarse en una formación a medida del mercado y con la vista puesta en los países vecinos (idiomas, costumbres).

Parte de la formación también debe dirigirse a la promoción del autoempleo (“creación de empleo versus buscar empleo“).  La emprendeduría es parte de la solución, no del problema. Mientras que la recolocación de un parado es un éxito compartido entre 2 partes, la creación de nuevo empleo (microempleo) es un éxito empresarial que afecta a un número superior de ciudadanos, también desempleados.

Aún a sabiendas que una parte del paro es estructural, otra circunstancial y otra derivada del propio parado y sus flaquezas, no debemos abandonarlo a su suerte. Sería una gran crueldad y una falta de visión política.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

junio 27th, 2011

Reinventar los másteres

Basta ya de másters y remásters… Un interesante artículo de Marta Rojals, “Creients”, sitúa el desengaño de los jóvenes de 30 a 40 años como algo indignante: “A la bústia, de nou, la propaganda de la universitat ens advertirà que, si no tenim feina, és perquè encara ens faltaria un altre màster. Bon intent, senyors, però [...] ja no cola. De tant que us hem cregut, tan gran ha estat el descrèdit, que al final només ens deixeu una opció: la de creure només en nosaltres. I per a arribar a aquesta conclusió, en una cosa sí que alguns teníeu raó: no ens calia estudiar tant“.

Bien es cierto que, tras unos atractivos y bien diseñados programas, los cursos de postgrado actuales son predecibles, nada disruptivos. En líneas generales, se distinguen entre aquellos que:

- distintos “profesionales” explican sus éxitos (y en pocas ocasiones también sus fracasos).

- distintos “académicos” explican sus teorías, metodologías, ideas, reflexiones.

- una combinación de profesionales y académicos.

Pero en general, poco “nuevo conocimiento”. Suelen construirse a través de continuas exposiciones unidireccionales, mucho power-point, y dinámicas de grupo entre los estudiantes que finalizan también en presentaciones reiterativas. En el mejor de los casos, se consigue que los alumnos sientan cierta admiración por los profesores, por los éxitos que éstos consiguieron. Y, para más inri, ese estado anímico de unos y otros suele ser el elemento clave para evaluar el curso (!!). Un indicador inadecuado.

Propongo cambiar la estrategia educativa de los másteres. Su objetivo NO debe ser que los futuros titulados “emulen” a sus profesores tratando de replicar sus éxitos. El objetivo final del curso tiene que ser construir empresas, proyectos sociales, culturales, de ingeniería, asociativos. Es decir, un resultado pragmático, que finalice con un nuevo NIF y unos titulados-emprendedores que lideren esa nueva organización. Todo ello en la línea de lo que hablábamos el otro día: más que buscar empleo, deberíamos crearlo.

_

Estoy seguro que los estudiantes prefieren un proyecto por el que luchar que un título en la pared (que también).

Otro día seguimos.