Posts tagged ‘crecimiento’

abril 12th, 2012

Crecimiento a través de la deuda (y 3)

Hasta ahora, el objetivo de la mayoría de personas ha sido “poseer” más que “disponer”. Es decir, “tener y acumular” más que “usar cuando se necesita”. Hay muchas formas y actitudes que deben cambiar si pretendemos continuar creciendo sin endeudarnos.

  • Endeudarse para comprar un coche. Quizás el transporte individual debe dejar paso a formas innovadoras como el carsharing, entre otras.
  • Endeudarse para comprar un piso. Quizás es el alquiler, la multipropiedad, la permuta o formas jurídicas innovadoras las que podrán romper la dinámica esquizofrénica de la hipoteca.
  • Endeudarse para maximizar el consumo. Quizás deberemos regular la multiplicidad de bienes ofertados. El ser humano no necesita ni tanta oferta ni tanta diversidad. Podemos vivir con menos y no es necesaria la diversidad extrema (1.000 millones de perfumes distintos, de pantalones distintos, de terminales telefónicos distintos…). Es una trampa del consumismo. El modelo de crecimiento “kleenex”, de usar y tirar, no tiene sentido en la actual época de escasez.
  • Endeudarse para obtener una educación privada. Quizás deberíamos apostar, definitivamente, por la educación laica, pública y de calidad. La educación no puede seguir siendo motivo de conflicto y separación entre ciudadanos.
  • Y muchas otras opciones que promuevan el acceso al “uso” más que a la “propiedad”.

Y en el ámbito de la deuda pública:

  • Endeudarse para construir equipamientos surgidos de compromisos electorales. Quizás los compromisos políticos deberán ser con el medio ambiente y la sostenibilidad por encima de los electores. Deberemos compartir instalaciones, piscinas, polideportivos y auditorios entre municipios o distritos. No es tener menos. Es tener lo justo.
  • Endeudarse para construir infraestructuras viarias para que todos los puntos estén interconectados. Quizás deberemos sacrificar la interconexión por la sostenibilidad.
  • Endeudarse para aumentar las frecuencias en los servicios públicos no fundamentales: trenes cada 5 minutos, limpieza cada 6h, envíos en 12h. Quizás deberemos sacrificar la “frecuencia” por la “paciencia”. Esperar también forma parte de la vida. El tiempo no lo es todo y es demasiado caro.
  • Y muchas otras opciones que promuevan el pensar en los otros por encima de uno mismo.

En definitiva, no podemos continuar creciendo a través de la deuda. Y como aún no tenemos plan alternativo, crezcamos de forma moderada, justa y equitativa.

Ir a Crecimiento a través de la deuda (2)

abril 11th, 2012

Crecimiento a través de la deuda (2)

Los especialistas sitúan la crisis actual como algo sistémico, de una profundidad alarmante, de fin de ciclo. Algunos autores hablan del fin del capitalismo para el 2050. Yo no me atrevo a ir tan lejos. Pero la mayoría de economistas y sociólogos están de acuerdo en que el sistema actual de crecimiento a través de la deuda (tanto pública como privada) no da más de sí, ha enfermado la economía. Una enfermedad terminal. Es necesario inventar una nueva forma de crecer.

En ese sentido, la pregunta que nos hacemos todos es: y de la profunda crisis actual, ¿cómo salimos?. Pues, lo primero será reconocer el problema, porque millones de personas aún no han asumido la nueva circunstancia, viven tan felices. Y demasiados bancos siguen pensando que el negocio del crédito puede continuar eternamente. Y la mayoría de gobiernos viven en la más absoluta desorientación.

Una vez aceptada la enfermedad, debemos empezar a actuar sin demora. Tenemos que consumir mucho menos que antes y reducir al mínimo el nivel de endeudamiento personal. En situaciones como la actual, las deudas se encarecen, pesan cada vez más. Y ante el deseo de adquirir un nuevo bien o servicio, a partir de ahora deberemos preguntarnos: ¿verdaderamente lo necesito?. Si cambian los paradigmas económicos estamos obligados al cambio. Hay que demostrar que tenemos consciencia.

Una sociedad como la japonesa -admirable en muchas cosas y en otras no tanto- está más preparada para situaciones difíciles como las actuales. Puertas adentro, su ancestral consciencia de grupo le otorga una enorme capacidad de sacrificio como colectivo. Y puertas afuera, han consolidado una economía absolutamente internacionalizada. Occidente debe dejar a un lado su arrogancia y mirar a Oriente en busca de la simplicidad.

Sin lugar a dudas, el futuro pasa por acciones colaborativas en entornos coordinados. Ya sé que suena muy “oriental”, pero por ahí irán los tiros. El crecimiento ya no pasará por un endeudamiento individual -que cada palo aguante su vela-. La estrategia colaborativa será la clave del nuevo crecimiento. Los ciudadanos deberán luchar por crecer colectivamente y no individualmente. 

*

Ir a Crecimiento a través de la deuda (1)                                                               Ir a Crecimiento a través de la deuda (y 3)

abril 19th, 2011

El nuevo crecimiento no crea ocupación

Sentencia que se va repitiendo desde hace meses. Y la confirman las altas instancias monetarias mundiales: “el nuevo crecimiento no crea ocupación”. Y el ministro de trabajo español ya no descarta llegar a los 5 millones de parados en 2011. Esta situación no tiene nada que ver con el color político del gobierno. Tiene que ver con el cambio de paradigma que han provocado las Nuevas Tecnologías. Y aunque era esperado y anunciado, parece que ha cogido a muchos ciudadanos desprevenidos. Algunos países en vías de desarrollo se salvan, por ahora. Pero también les llegará.

¿Qué hacemos, pues? ¿Esperamos a que cambie la tendencia? ¿Volverán los viejos tiempos de grandes plantillas, en grandes fábricas, en los que un empresario apostaba por crear empleo para otros?. Yo creo que esos tiempos ya no abundarán, como mínimo a medio y largo plazo (más allá de 2050, nadie se atreve a hacer predicciones). Por ello, no debemos esperar a que alguien nos solucione la nómina mensual. Cada uno de nosotros debe convertirse en empresario, pequeño o grande, desde el mercado o la función pública. Y los que menos deben dudar son los jóvenes de 20 a 35 años. Cuanto más tiempo pierdan en tratar de cambiar las cosas desde la barrera, peor lo van a pasar en su futuro inmediato.

Hasta hace algún tiempo, el “emprendedor” era aquel sujeto que nacía predestinado a cambiar las cosas, un luchador. Siempre se ha creído que, como no era cuestión de formación sino de genes, eran un bien escaso. Pues bien, esto tiene que cambiar. El espíritu emprendedor, en mayor o menor grado, lo tenemos todos, se ha comprobado en distintos períodos de la historia (siempre en tiempos críticos, inseguros y poco agradables). Y podemos darle forma, conocimientos y disciplina. No hay excusas. Por ello, deberíamos cambiar nuestra forma de actuar respecto al trabajo y no esperar a sentirnos obligados.

Una pincelada de como veo yo el nuevo paradigma del trabajo en la sociedad occidental:

1- Trabajo en red, relacionándose con muchos otros emprendedores. Deberemos plantear las iniciativas como interdependientes de otras.

2- Poner mucha imaginación en cómo crear nuevas necesidades, no superfluas, todas ellas bajo un consumo responsable. Este ejercicio de imaginación yo lo haría pensando en lo que a uno mismo le gustaría recibir (servicio) o tener (producto).

3- Y mientras la sangre emprendedora no nos llegue, luchar por conseguir un puesto de trabajo, el que sea, pero con la vista puesta en aprender, aprender, aprender para que algún día nos sintamos con fuerza para crear un negocio o una iniciativa social con otros emprendedores que aporte riqueza.

¿Que el nuevo crecimiento no crea ocupación? ESO ESTÁ POR VER!!!  Aconsejo una visita al blog http://spain.ashoka.org/, aunque sólo sea para coger pilas. Otro día seguimos.