Posts tagged ‘emprendeduría’

diciembre 8th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. EMPRESARIOS y AUTÓNOMOS (3)

Empresarios y Autónomos son el motor de nuestra tejido social. Y en especial, las PYMES. Más de 3 millones de españoles están dados de alto en este régimen de profesionales liberales. Desde abogados, dentistas, taxistas o propietarios de una cadena de restaurantes o una empresa farmacéutica. Algunos se autoemplean pero otros dan empleo a cientos de trabajadores. Son creadores de riqueza. La acuciante crisis que vivimos se lo está poniendo difícil para mantener un nivel de empleabilidad suficiente que evite la recesión. Menos mal que la mayoría de mujeres y hombres de este colectivo no se rinden y mantienen el pulso a la crisis. Las políticas públicas hacia estos emprendedores tiene que ser proactiva, facilitando la contratación y la descontratación, sin rasgarse las vestiduras por ensanchar las puertas de salida. Debemos ensanchar la puerta de entrada al empleo. Y al autoempleo.

También, debemos afrontar el gran problema del fraude fiscal. Siempre que se habla de esa lacra social se piensa en las grandes fortunas y se hace la vista gorda al colectivo de autónomos. ¿Alguien cree que los profesionales liberales y autónomos declaran todos los ingresos que reciben? Los expertos hablan de una media de fraude del 60%. No es justo, pues, que las medidas anti-crisis se sigan cebando con los empleados públicos y privados (con la nómina controlada) y eviten el enfrentamiento con el colectivo creador de riqueza de empresarios y autónomos.

La mayoría de autónomos tienen un nivel de vida suficiente y aún así su declaración de la renta sale “a devolver”, con lo que adquieren derechos de ayudas públicas. Algunos ni siquiera se dan de alta en autónomos y sus ingresos no contribuyen al bienestar de la sociedad, aunque participan y lideran las quejas contra el estado de las carreteras, de la sanidad, de la enseñanza pública. Sobre todo, a la hora de criticar al “funcionario”. Gran cinismo.

El cambio comienza en el interior de cada uno. El colectivo liberal y creador de riqueza ha de ser el más honrado con Hacienda. Deben crearse mecanismos de control para que se declare el 100% de la actividad económica. Aunque su eficacia siempre dependerá de la ética personal.

Seguramente, las políticas públicas deben ser más eficientes con los proyectos dinamizadores del emprendedor. Pero ser emprendedor (figura clave de nuestro progreso) no exhime a nadie del pago de sus obligaciones fiscales. La satisfacción de ser un creador de riqueza no está reñida con ser un ciudadano ejemplar.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

octubre 26th, 2011

Talento (II)

…/..  Talento (I)

El talento “científico” cuenta con una gran reputación en la actualidad, por su seriedad, constancia y alta productividad. Hace avanzar el conocimiento. Pero, ¿dónde está ese talento?. Nace en todas partes pero se mueve, se traslada en busca de más talento, de buenas retribuciones, de calidad de vida. Hoy día existen altas concentraciones de talento. Los Estados Unidos de América han conseguido atraer el talento de todo el planeta. 400.000 científicos y tecnólogos europeos residen permanentemente allí. Aunque Europa también atrae talento científico. India y China impulsan políticas públicas en favor del conocimiento. Hay talento en África pero emigra. Hay talento en Australia, América, Israel, Japón… Se están dibujando claramente las áreas de atracción de talento y las áreas de expulsión de talento. En menos de 50 años quedarán delimitados los nuevos espacios geográficos del conocimiento, que marcarán las nuevas reglas de la economía. Quizás derrocarán las absurdas fronteras de los “estados” que dividen a la humanidad.

Intuyo un cambio de paradigma profundo respecto a la movilidad. Desde siempre, las personas se han trasladado allá donde residían las empresas que les podían ofrecer un puesto de trabajo (actualmente 200 millones de personas trabajan fuera de su país). Recientemente, las empresas se han deslocalizado en busca de mano de obra barata (pero esta práctica tiene fecha de caducidad). En breve, las empresas basadas en el conocimiento buscarán su emplazamiento allí donde encuentren a las personas de talento. Más aún, la creación de empresas será una actividad de emprendeduría basada en el talento.

Es muy posible que el talento científico sea en el futuro la máxima expresión de poder.

Cont. en Talento (III)

junio 27th, 2011

Reinventar los másteres

Basta ya de másters y remásters… Un interesante artículo de Marta Rojals, “Creients”, sitúa el desengaño de los jóvenes de 30 a 40 años como algo indignante: “A la bústia, de nou, la propaganda de la universitat ens advertirà que, si no tenim feina, és perquè encara ens faltaria un altre màster. Bon intent, senyors, però [...] ja no cola. De tant que us hem cregut, tan gran ha estat el descrèdit, que al final només ens deixeu una opció: la de creure només en nosaltres. I per a arribar a aquesta conclusió, en una cosa sí que alguns teníeu raó: no ens calia estudiar tant“.

Bien es cierto que, tras unos atractivos y bien diseñados programas, los cursos de postgrado actuales son predecibles, nada disruptivos. En líneas generales, se distinguen entre aquellos que:

- distintos “profesionales” explican sus éxitos (y en pocas ocasiones también sus fracasos).

- distintos “académicos” explican sus teorías, metodologías, ideas, reflexiones.

- una combinación de profesionales y académicos.

Pero en general, poco “nuevo conocimiento”. Suelen construirse a través de continuas exposiciones unidireccionales, mucho power-point, y dinámicas de grupo entre los estudiantes que finalizan también en presentaciones reiterativas. En el mejor de los casos, se consigue que los alumnos sientan cierta admiración por los profesores, por los éxitos que éstos consiguieron. Y, para más inri, ese estado anímico de unos y otros suele ser el elemento clave para evaluar el curso (!!). Un indicador inadecuado.

Propongo cambiar la estrategia educativa de los másteres. Su objetivo NO debe ser que los futuros titulados “emulen” a sus profesores tratando de replicar sus éxitos. El objetivo final del curso tiene que ser construir empresas, proyectos sociales, culturales, de ingeniería, asociativos. Es decir, un resultado pragmático, que finalice con un nuevo NIF y unos titulados-emprendedores que lideren esa nueva organización. Todo ello en la línea de lo que hablábamos el otro día: más que buscar empleo, deberíamos crearlo.

_

Estoy seguro que los estudiantes prefieren un proyecto por el que luchar que un título en la pared (que también).

Otro día seguimos.

abril 19th, 2011

El nuevo crecimiento no crea ocupación

Sentencia que se va repitiendo desde hace meses. Y la confirman las altas instancias monetarias mundiales: “el nuevo crecimiento no crea ocupación”. Y el ministro de trabajo español ya no descarta llegar a los 5 millones de parados en 2011. Esta situación no tiene nada que ver con el color político del gobierno. Tiene que ver con el cambio de paradigma que han provocado las Nuevas Tecnologías. Y aunque era esperado y anunciado, parece que ha cogido a muchos ciudadanos desprevenidos. Algunos países en vías de desarrollo se salvan, por ahora. Pero también les llegará.

¿Qué hacemos, pues? ¿Esperamos a que cambie la tendencia? ¿Volverán los viejos tiempos de grandes plantillas, en grandes fábricas, en los que un empresario apostaba por crear empleo para otros?. Yo creo que esos tiempos ya no abundarán, como mínimo a medio y largo plazo (más allá de 2050, nadie se atreve a hacer predicciones). Por ello, no debemos esperar a que alguien nos solucione la nómina mensual. Cada uno de nosotros debe convertirse en empresario, pequeño o grande, desde el mercado o la función pública. Y los que menos deben dudar son los jóvenes de 20 a 35 años. Cuanto más tiempo pierdan en tratar de cambiar las cosas desde la barrera, peor lo van a pasar en su futuro inmediato.

Hasta hace algún tiempo, el “emprendedor” era aquel sujeto que nacía predestinado a cambiar las cosas, un luchador. Siempre se ha creído que, como no era cuestión de formación sino de genes, eran un bien escaso. Pues bien, esto tiene que cambiar. El espíritu emprendedor, en mayor o menor grado, lo tenemos todos, se ha comprobado en distintos períodos de la historia (siempre en tiempos críticos, inseguros y poco agradables). Y podemos darle forma, conocimientos y disciplina. No hay excusas. Por ello, deberíamos cambiar nuestra forma de actuar respecto al trabajo y no esperar a sentirnos obligados.

Una pincelada de como veo yo el nuevo paradigma del trabajo en la sociedad occidental:

1- Trabajo en red, relacionándose con muchos otros emprendedores. Deberemos plantear las iniciativas como interdependientes de otras.

2- Poner mucha imaginación en cómo crear nuevas necesidades, no superfluas, todas ellas bajo un consumo responsable. Este ejercicio de imaginación yo lo haría pensando en lo que a uno mismo le gustaría recibir (servicio) o tener (producto).

3- Y mientras la sangre emprendedora no nos llegue, luchar por conseguir un puesto de trabajo, el que sea, pero con la vista puesta en aprender, aprender, aprender para que algún día nos sintamos con fuerza para crear un negocio o una iniciativa social con otros emprendedores que aporte riqueza.

¿Que el nuevo crecimiento no crea ocupación? ESO ESTÁ POR VER!!!  Aconsejo una visita al blog http://spain.ashoka.org/, aunque sólo sea para coger pilas. Otro día seguimos.