Posts tagged ‘España’

marzo 5th, 2012

Tiempos de independentismo (1)

Cataluña y Escocia, aun siendo muy diferentes, tienen un cierto paralelismo: ambas naciones tienen 1.000 años de historia y desde hace 300 años viven dentro de otro estado. Sin entrar a juzgar los hechos políticos, hablemos de sentimientos.

Los escoceses no se sienten ingleses, algo británicos, aunque sí nórdicos y sajones. Ante esa forma de sentir, los ingleses no se ofenden. Quizás porque ellos también tienen el mismo sentimiento hacia los escoceses. David Cameron, primer ministro del Reino Unido, y Alex Salmond, ministro principal de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés, han sentado las bases para la realización de un referéndum en Escocia en 2014 para decidir sobre su independencia del Reino Unido.

Madurez democrática de los ingleses y liderazgo político en Escocia. El resultado del referéndum es lo de menos.

* * *

Los catalanes no se sienten castellanos, algo españoles, aunque sí ibéricos y latinos. Y los castellanos y la mayoría de españoles, ante esa forma de sentir de los catalanes, hacen hablar en su nombre a jueces, magistrados, fiscales, abogados del estado, policías o militares. Mariano Rajoy, presidente del ejecutivo español, no encuentra motivo alguno para realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña del Reino de España.

Falta de madurez democrática de los españoles. Y falta de liderazgo político catalán, dividido, indeciso, acomplejado. Rajoy no tiene un interlocutor independentista.

Ir a Tiempos de independentismo (2)

octubre 12th, 2011

ESPAÑA-CATALUNYA. Cambio de liderazgos.

ESPAÑA-CATALUNYA. Historia compartida a lo largo de muchos siglos. Sus gentes, sus paisajes, sus culturas entremezcladas. Aunque la unión política en un solo Estado (1714) no se produjo por un acuerdo libre entre las partes sino que fue el resultado de una guerra. Han pasado casi 3 siglos y el imaginario catalán, el pueblo vencido, sigue vivo (algunos lo han llegado a llamar “el problema catalán“).

Según las últimas encuestas, la mayoría de catalanes consideran Catalunya una nación sin estado dentro de la España plurinacional que reconoce la Constitución de 1978. Esa mayoría -superior ya al 50%- no se identifica como independentista aunque va acumulando razones identitarias y económicas que la distancian del resto de España. Por contra, la gran mayoría de españoles consideran España como una única nación y no desean entrar en debates estériles sobre territorios o regiones de un mismo estado. Así pues, los imaginarios español y catalán se están distanciando a marchas forzadas, alentados por una clase política incapaz de gestionarlos y unos medios de comunicación más violentos que las armas.


El debate entre separatistas (“quiero volver a ser libre”) y españolistas (“aquí no se mueve nadie”) viene de largo. En ocasiones, el debate ha acabado con violencia y, en otras, los pactos políticos han silenciado las voces discordantes. Pero, llegados a la nueva era de las redes sociales en la que existen tantas oportunidades para pensar y organizarse, tengo serias dudas de que el debate finalice con tanta rapidez y eficacia como hasta ahora. Y es que, sin violencia, ¿quién puede ganar un debate identitario?. Nadie. Sigue latente. No existen vencedores ni vencidos porque el diálogo nace de la libertad de pensamiento y actuación.

Por ahora, el imaginario catalán se está armando de argumentos económicos que la hacen soñar con un nivel de vida muy distinto, mientras que el imaginario español acumula cada día argumentos ideológicos basados en la territorialidad y la eficacia de la administración única. En última instancia, los que tienen miedo al debate recuerdan el artículo 8. 1 de la Constitución Española que cita a las Fuerzas Armadas como defensoras de la integridad territorial de España. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Pero el debate es imparable. Nadie puede ya silenciar a los ciudadanos. Aunque lo difícil va a ser gestionar las decisiones resultantes. Europa puede ser el árbitro. Las vio nacer, crecer, pelearse, convivir. Ahora le toca moderar el cambio de liderazgos.