Posts tagged ‘Europa’

noviembre 26th, 2012

Cataluña gana: mayoría absoluta por el derecho a decidir

PRÓXIMAMENTE,

REFERENDUM

EN CATALUÑA

Las Elecciones al Parlamento de Cataluña del 25 de Noviembre de 2012 han otorgado una amplia mayoría a los partidos políticos que consideran que el pueblo catalán tiene derecho a decidir su futuro. El 65% de los 135 escaños serán ocupados por 87 políticos que promoverán el futuro referéndum por un estado propio. Convergència i Unió (CiU) ha sido el partido más votado con 50 diputados. Como segunda fuerza le sigue Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) con 21 diputados. El resto de fuerzas políticas por el derecho a decidir son ICV (13) y CUP (3). La mayoría soberanista (CiU, ERC, CUP, 74 diputados) refuerza la voz del millón y medio de ciudadanos que salieron a la calle el pasado 11 de septiembre. Los partidos unionistas -con España- han obtenido los resultados que vaticinaban las encuestas: PSC, 20 diputados; PP, 19 diputados; y Cs, 9 diputados.

El análisis electoral tiene múltiples lecturas. Pero destaca una por encima de todas. Cataluña gana. Hará un referéndum aunque España lo prohíba. Porque a la democracia no la detiene nada ni nadie. La comunidad internacional velará para que no se interrumpa el proceso democrático que lleve a Cataluña a preguntarse por su futuro.

 

marzo 6th, 2012

Tiempos de independentismo (2)

Repasando algunas de las reflexiones de Oriol Illa en su libro Independentisme català (2010), resumo alguno de los tipos de independentismo a los cuales una entidad política o una nación pueden aspirar:

  • Independencia de la federación o confederación (ej. el estado de Texas de los EUA)
  • Independencia nacional: una parte del territorio del estado se independiza para crear otro (ej. Cataluña del Reino de España)
  • Independencia de separación o partición en dos o más partes (ej. Checoslovaquia, en Chequia y Eslovaquia)
  • Independencia por irredentismo: un pueblo que defiende su incorporación a una nación a la cual se sienten pertenecer por razones históricas o culturales (ej. Osetia del Norte)
  • Independencia de la minoría contra la mayoría: en caso de comunidades étnicas minoritarias (ej. Balcanes)
  • Independencia estratégica: cuando el discurso secesionista es una opción contingente para ganar más autonomía dentro del estado del cual forma parte (ej. Córcega, Gales…)

En el siguiente mapa puede obtenerse una visión del independentismo en el mundo, radiografiado a finales del siglo XX.Nos podemos preguntar cuándo está justificado el independentismo: para algunos, siempre está justificado. Para otros, sólo cuando se deban rectificar injusticias graves. La realidad es que cuesta aceptar el independentismo como un derecho, aceptarlo en situación de normalidad democrática. En la mayoría de las ocasiones, la negación de secesión, divorcio o independencia entre pueblos se produce siempre bajo argumentos políticos parciales, subjetivos y de conquista histórica (Illa, 2010:91).

Los enemigos del independentismo argumentan que éste no tiene cabida en el actual mundo globalizado, un mundo que tiende hacia unidades organizativas grandes. Europa, por ejemplo, ya cuenta con 27 estados. No puede segregarse en sus 270 regiones. Pero Europa no tiene ese problema de atomización. La Unión Europea tiene una docena de hechos diferenciales sin resolver y 4 de ellos están en primera línea de salida: Escocia, Cataluña, Euskadi y Flandes. Aunque se pretenda esconder, la realidad es la que es.

Ir a Tiempos de independentismo (1)  /   Tiempos de independentismo (3)

octubre 12th, 2011

ESPAÑA-CATALUNYA. Cambio de liderazgos.

ESPAÑA-CATALUNYA. Historia compartida a lo largo de muchos siglos. Sus gentes, sus paisajes, sus culturas entremezcladas. Aunque la unión política en un solo Estado (1714) no se produjo por un acuerdo libre entre las partes sino que fue el resultado de una guerra. Han pasado casi 3 siglos y el imaginario catalán, el pueblo vencido, sigue vivo (algunos lo han llegado a llamar “el problema catalán“).

Según las últimas encuestas, la mayoría de catalanes consideran Catalunya una nación sin estado dentro de la España plurinacional que reconoce la Constitución de 1978. Esa mayoría -superior ya al 50%- no se identifica como independentista aunque va acumulando razones identitarias y económicas que la distancian del resto de España. Por contra, la gran mayoría de españoles consideran España como una única nación y no desean entrar en debates estériles sobre territorios o regiones de un mismo estado. Así pues, los imaginarios español y catalán se están distanciando a marchas forzadas, alentados por una clase política incapaz de gestionarlos y unos medios de comunicación más violentos que las armas.


El debate entre separatistas (“quiero volver a ser libre”) y españolistas (“aquí no se mueve nadie”) viene de largo. En ocasiones, el debate ha acabado con violencia y, en otras, los pactos políticos han silenciado las voces discordantes. Pero, llegados a la nueva era de las redes sociales en la que existen tantas oportunidades para pensar y organizarse, tengo serias dudas de que el debate finalice con tanta rapidez y eficacia como hasta ahora. Y es que, sin violencia, ¿quién puede ganar un debate identitario?. Nadie. Sigue latente. No existen vencedores ni vencidos porque el diálogo nace de la libertad de pensamiento y actuación.

Por ahora, el imaginario catalán se está armando de argumentos económicos que la hacen soñar con un nivel de vida muy distinto, mientras que el imaginario español acumula cada día argumentos ideológicos basados en la territorialidad y la eficacia de la administración única. En última instancia, los que tienen miedo al debate recuerdan el artículo 8. 1 de la Constitución Española que cita a las Fuerzas Armadas como defensoras de la integridad territorial de España. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Pero el debate es imparable. Nadie puede ya silenciar a los ciudadanos. Aunque lo difícil va a ser gestionar las decisiones resultantes. Europa puede ser el árbitro. Las vio nacer, crecer, pelearse, convivir. Ahora le toca moderar el cambio de liderazgos.

octubre 5th, 2011

¿Por dónde pasa el futuro de Europa?

No estoy seguro que estemos preparados para la respuesta. Pero, indefectiblemente, el futuro de Europa pasa por la disolución de sus 27 estados miembros.

Tampoco hace falta rasgarse las vestiduras por la propuesta de “disolución”. Los estados europeos no están a la altura de las circunstancias actuales: autistas, corrompidos, desconfiados y alejados de la ciudadanía. Fin de ciclo.

Una Europa políticamente unida en la diversidad tiene mayores posibilidades de mejorar la calidad de vida de las personas. Porque debe ser una Europa de las personas. Ni de regiones, naciones, estados o pueblos. Es la hora de las personas. Y de la cultura. No una nueva cultura creada ad hoc desde Bruselas sino la suma de culturas milenarias (escocesa, catalana, valona, bávara, flamenca, lombarda, vasca, normanda, silesia, checa, bretona, lapona…..).

No pongamos más trabas al cambio. Existen soluciones para todas las dificultades que puedan surgir (estructurales, jurídicas, administrativas). De esta manera, Europa puede demostrarse a si misma que es capaz de organizarse bajo los principios de justicia, diversidad, subsidiariedad y respeto a las culturas. Los estados actuales no la dejan crecer.

abril 15th, 2011

ONU: 192 países. ¿Por qué no 500?

P.J. Crowley, exportavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos afirmaba, hace tan sólo unas semanas, que la Organización de Naciones Unidas sería ingobernable con más países de los que ahora la forman. Seguramente, tiene toda la razón.

Aunque yo creo que el número de miembros no es el problema. ¿Por qué no 500, o 1.000? Las nuevas tecnologías y la buena voluntad permitirían gestionar cualquier organismo. Quizás el problema está en el tipo de miembro, el país-nación, un miembro que no le gusta que le evalúen y que, en cambio, impone criterios dentro de sus propias fronteras que disminuyen las libertades individuales.

No confío en un cambio de actitud de los países-nación. No saben cómo hacerlo. Confío en la buena voluntad de nuevos organismos que aglutinen pueblos y regiones y que, a través del derecho a la autodeterminación, les permitan organizarse libremente. Es decir, organismos que velen por las libertades. Y rompiendo las rutinas de la historia, ésta vez conseguirlo sin violencia ni guerras.

Ojalá Europa funcione. Desde luego, a través de los Estados está siendo un total fracaso.

abril 13th, 2011

Formación Profesional (FP): O nos ponemos las pilas o perdemos el tren

Los datos confirman que, en Catalunya, la Formación Profesional no acaba de despegar. Desde hace más de 15 años el Gobierno catalán insiste –a través de campañas anuales de comunicación– en las bondades de la cualificación de la FP, en el acierto de su elección, en las necesidades del país y las demandas constantes de la empresa. Tarea nada fácil.

Mientras que en 1996 la tasa de cualificación de FP en Catalunya era del 15%,   las campañas de 1996-2000 –de las que tuve el honor de participar activamente– sólo la aumentaron en 5 puntos. Y la década 2000-10 no ha conseguido aumentar esa cifra. Según datos actuales del Observatori FP, de la Fundació BCN Formació Professional,  la bolsa de “Formación básica o sin formación” llega en Catalunya al 40-45% y la “Formación media FP y Bachillerato” representa el 20-25%, mientras que la universitaria alcanza el 30-35%.

La radiografía comparativa con Europa es ilustrativa. Debemos rebajar la enorme bolsa de personas sin formación o formación básica obligatoria, invitándolas a participar en un modelo económico y social sostenible y con futuro. Ya nada será como antes. O nos ponemos las pilas o perdemos el tren.

Y la respuesta de los jóvenes catalanes debería ser acorde a la tendencia europea. Hemos de aspirar a cifras aproximadas del 35-40% de profesionales cualificados en la FP que incidan en el mercado laboral catalán. ¿Qué nos lo impide? Busquemos dónde están las reticencias al nuevo modelo y trabajemos para que se produzca el cambio de tendencia.