Posts tagged ‘Manel Palencia i Garriga’

abril 25th, 2015

Adiós, padre (in memoriam Manel Palencia i Garriga)

Manel Palencia 001La muerte de tu hija el pasado mes de enero ha sido un golpe demasiado duro para ti. La vida perdió todo sentido a partir de ese momento. Y has decidido seguir su estela. Adiós, padre. Te echaré mucho de menos.

Te quiero decir algo más: me siento muy orgulloso de ti, de lo que has hecho y lo que has dicho, de tu actitud como padre, como ciudadano, como profesional de la publicidad, como catalanista. Tu vida no ha sido fácil y has luchado duro para conseguir un espacio profesional y familiar de calidad, con un estilo propio. Los compañeros de la publicidad saben de tu generosidad, trato y sonrisa constante. La familia y los amigos también. Incluso la gente anónima de la calle también lo saben (me viene a la mente tu acción “diaria” de prepararte monedas en el bolsillo para repartirlas entre personas necesitadas … parece una tontería pero hacerlo durante 15.000 días es excepcional).

No tenías facilidad de palabra pero tenías facilidad de pensamiento, una mente ágil típica de las criaturas de la post-guerra. Y el tiempo y la experiencia te convirtieron en un gran publicitario, experto en medios. La publicidad en cabinas telefónicas (CETESA) fue “made in Palencia” durante muchos años.

Siento también una gran satisfacción por haber compartir buena parte de nuestras vidas, profesión y pasión. En los años 80 y 90 compartimos Junta Directiva de la Associació Catalana de Publicitat i Comunicació, de la que fuiste Presidente un montón de años (desde entonces te decía “president”, me gustaba llamarte “president” , hasta el último día te llamé “president”). Compartimos moto. Compartimos puente aéreo. Compartimos la lengua catalana (contigo pude hablar en catalán desde la infancia). Compartimos un montón de frases hechas. Compartimos grandes ratos riendo, instantes mágicos de la vida. Incluso eres el culpable de mi agnosticismo actual, regalándome libros del estilo “Jesús, 3000 años antes de Cristo” … tantas y tantas cosas. Te entendiste muy bien con mis hijos. El papel de abuelo (“Bubu”) lo hiciste con gran empatía, y de manera sincrónica y complementaria a la mía. Gracias, padre. Por todo.

A partir de hoy quedo huérfano de ti. En el futuro echaré de menos tus observaciones y tu admiración por todo lo que hacía. Me admirabas mucho. Y confiabas mucho en mí. Era recíproco.

Adiós, padre. Hasta siempre.

pare1  pare2