Posts tagged ‘mecenazgo’

octubre 30th, 2013

Universidades y captación de fondos

Algunas consideraciones surgidas de la I Jornada de Fundraising y Mecenazgo organizada por la Universidad de Vigo (24 y 25 de octubre 2013):

  1. La Universidad española tiene buena reputación pero no es transparente,imaxe y ello limita cualquier intento de presentarse ante la sociedad como merecedora de donativos.
  2. A las universidades españolas no se las conoce, más allá del nombre, su localización geográfica o de ser expendedoras de títulos. Sin información suficiente, las universidades no muestran diferencias sustanciales entre ellas y el donante no tiene criterio para decidir sobre su colaboración.
  3. En las universidades españolas el fundraising está fragmentado en diversas unidades administrativas internas, situación que lo hace ineficiente. Sin organización y estrategia a medio y largo plazo, no hay resultados.foto1
  4. Los Consejos Sociales de las universidades deben velar por “profesionalizar” el fundraising, deben creer en él, apoyando los primeros momentos en los que todo es invertir sin esperar nada a cambio.
  5. Una correcta gestión en la captación de recursos privados impide la mercantilización de la Universidad pública. Para ello, la dirección de la Universidad debe asegurar, a través de eventos y reuniones continuas, el entendimiento mutuo entre los públicos internos (estudiantes, profesorado y PAS) y los donantes privados (empresas, fundaciones, individuos).

 

noviembre 7th, 2012

La técnica del “apadrinamiento” debe reinventarse

Solicitar un donativo constante para ayudar a una persona necesitada viene siendo utilizada desde hace 300 años, sobre todo por iglesias y confesiones. El fenómeno está ligado a los procesos de colonización. Con la aparición de las organizaciones del tercer sector a mediados del s.XX, en especial las ONGs, las técnicas se perfeccionan y se diseña el acercamiento entre donante y receptor, similar a la de un padrino y un ahijado. Esa relación puede durar entre 8 y 10 años, y a través de una donación mensual se ofrece una oportunidad al ahijado frente a la adversidad. Unos pocos euros para el donante pero todo un presupuesto para el niño o el enfermo.

Hasta aquí, todo bien. Pero, ¿y si el receptor no existe realmente sino que es una metáfora para persuadir al donante? “…las necesidades son tantas y los donativos tan pocos” (dicen las ONGs). Así las cosas, se rediseña la técnica repartiendo el donativo entre toda la comunidad. En definitiva, se usa una cara y un nombre para individualizar una relación inexistente.

Y ahí empezó el engaño. Aunque los grandes Vicente Ferrer y apóstoles de Intermón, Unicef o Aldeas Infantiles digan lo contrario, con este rediseño se engaña a la sociedad. Los argumentos a favor de esta manipulación conceptual son sencillos: los posibles padrinos conocen y aceptan que su dinero se reparte entre la colectividad, la foto es un simple nexo emocional (las ONGs saben que es difícil conseguir donativos hablando de comunidades, generalidades, vaguedades).

Antes de llegar a una situación irreversible y de total falta de credibilidad, debe reinventarse la técnica del apadrinamiento.

Propongo:

  • el apadrinamiento debe ser eso, una relación de mecenazgo individualizada. El donativo mensual debe ir a parar íntegramente al ahijado.
  • si hay más niños o enfermos, o si se pretende construir escuelas o adquirir material escolar o sanitario, sirvase utilizar otras técnicas de captación de recursos, nunca los fondos del apadrinamiento.
  • avanzar en la relación entre padrino y ahijado hasta conseguir un nivel de compromiso mutuo y equilibrado. Más que “donante-receptor” debería entenderse como una relación de “receptor-receptor”. Ambos deben responder ante una posible relación futura.  Quizás, para siempre.

 

febrero 20th, 2012

Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Un breve apunte.

Durante largo tiempo he predicado los beneficios de la RSE en cientos de clases y conferencias en numerosos y dispares foros. Comparto un breve apunte en este blog de Mapa del Cambio.

A la empresa le pedimos que consolide puestos de trabajo, que venda buenos productos y servicios (con un precio justo), que cree riqueza. Pero hoy en día, aunque estemos en una profunda crisis, la sociedad aún le pide más. Los ciudadanos pedimos a las empresas que sean honestas y busquen el bien común.

Por ello, la empresa no debe continuar con la actual “sordera” ante el clamor social. Basta ya de excusas “económicas”. Debe asumir su responsabilidad social no únicamente actuando correctamente como entidad empresarial sino, además:

• interviniendo activamente en el desarrollo de la comunidad;
• liderando la cultura;
• apoyando la educación;
• protegiendo el medio ambiente;
• favoreciendo las políticas de bienestar social…
… porque, “ser socialmente responsable es rentable para la empresa“. En definitiva, debe buscar el equilibrio entre los intereses públicos y sus intereses privados. Y si los busca, los encuentra. La RSE no es solo para multinacionales. Es para las PYMES, las cooperativas, los despachos profesionales, las sociedades unipersonales…

La empresa tiene diversas opciones para ser socialmente responsable:

I. Desde una visión filantrópica y de responsabilidad pública:

  • Donación
  • Mecenazgo
  • Premios, Ayudas y Becas
  • Contratación Social

II. Organizando una nueva entidad que le permita actuar libremente frente a sus accionistas:

  • Fundación-Empresa

III. Desde la estrategia comercial:

  • Patrocinio
  • Marketing Relacionado con una Causa

Obviamente, a través de la RSE, la empresa consigue mejorar su reputación ante la opinión pública. Es un objetivo ético y exigible en la sociedad actual. Consolidar una organización competente, competitiva y que además se preocupe por el entorno es uno de los objetivos de la RSE. No debe esconderse ni tratarse como un fenómeno de falsa modestia. La empresa tiene el derecho y el deber de comunicar las actuaciones sociales que vayan más allá de la consecución del beneficio. La RSE necesita de ese proselitismo, que pueda contagiar a la mayoría de empresarios que aún no se han decidido a dar el paso. La comunicación de la RSE ha de ser continuada y sin complejos, en sus discursos; en la intranet, en la web y en las redes sociales; en todas las publicaciones y materiales; y en todos aquellos eventos destacados que realice.

Para todos aquellos empresarios -y para los que están a punto de crear una empresa- recomiendo este breve, conciso y bien argumentado documental, promovido por el Ministerio de Industria español, en colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI).

septiembre 27th, 2011

El crowdfunding puede llegar a ser el mecenazgo del futuro

En el mundo periodístico es habitual encontrar referencias sobre el fenómeno del crowdfunding como la nueva versión del mecenazgo en nuestra época de crisis. Es una dinámica nacida en 2004 en los USA que trata de financiar bottom-up (de abajo a arriba, desde la ciudadanía) proyectos culturales de todo tipo. Los potenciales usuarios y compradores son los que deciden la suerte del proyecto, aportando (o no) los recursos necesarios. Sirva un esquema de su funcionamiento que impulsa FundProjectsWithMe:

.
Algunas de las plataformas de crowdfunding nacidas en España en los últimos meses: Verkami, Lanzanos, Ivnus, Fandyu. Vale la pena echarles un vistazo (sobre todo los que tengan un proyecto que precise financiación).

Por otra parte, ante la pregunta si el crowdfunding tiene futuro es adecuado plantearse de dónde viene y hacia dónde va. Para ello, propongo reflexionar sobre la evolución de la “donación” con el objetivo de ponderar las posibilidades del crowdfunding como actividad humana y recurrente.Así pues, si las personas que financian proyectos a través del crowdfunding REPITEN esa aventura de “donar”, su categoría como inversor-financiador se eleva a la de MINIMECENAS. Ojalá las redes sociales ayuden al crowdfunding. Pero debemos velar para que no muera de éxito de forma prematura. Si desde las redes se proponen demasiados proyectos a financiar (millones de personas promoviendo sus propios sueños) se puede sobredimensionar la cultura con el consiguiente desenlace fatal (más artistas que espectadores).

Como en todo, debemos ser prudentes.

abril 16th, 2011

UNICEF y el FUTBOL CLUB BARCELONA

El expresidente del F.C. Barcelona, Joan Laporta, firmó un Acuerdo de Colaboración con UNICEF, en setiembre de 2006, a través del cual el club deportivo se comprometía a donar al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia un mínimo de 1,5 M€ anuales durante 5 años para financiar distintos programas de protección a la infancia y a la juventud. El club catalán se comprometió, además, a incluir el logotipo de UNICEF en la camiseta del equipo de fútbol.

Algunas reflexiones:

1) Los Acuerdos de Colaboración y Mecenazgo son una actitud encomiable y admirable que muchas empresas e instituciones deberían compartir con el objetivo de reducir las desigualdades en el mundo. Si muchos lo hicieran, otro gallo cantaría. En nuestros tiempos, tan sólo el 2% de empresas y el 1% de millonarios hacen estas cosas. El 99% restante sólo piensa en su cuenta de resultados.

2) A punto de finalizar el 5º año de colaboración, cabe decir que el Barça ha cumplido puntualmente con la entrega pactada de 1,5 millones de euros anuales. Sin duda, ha conseguido aumentar los fondos de una organización como UNICEF, una de las pocas instituciones con cierta credibilidad universal. Y el Barça ha conseguido, también, aumentar su valor como marca, por un módico precio de 7,5 millones de euros. Absolutamente desequilibrado.

3) Comunicar las acciones de Responsabilidad Social de la Empresa (RSE) no es sólo un derecho sino una obligación. Pero debemos ser prudentes. Utilizar el lugar reservado a los patrocinadores (Adidas, Siemens, Opel, Vodafone, 02, Regal, bwin, Fly Emirates, Puma, Coca-Cola, etc. ) a la altura del pecho, el de mayor visibilidad gráfica y audiovisual, es excesivo y produce confusión entre el público –quién paga y quién cobra–. Existen técnicas más adecuadas para comunicar la RSE como su descripción en la Memoria Anual u otras publicaciones y espacios propios; explicarla verbalmente en reuniones o incorporarla en el discurso de la empresa; o incluso dejar constancia ante la prensa si pretendemos hacer una comunicación pública.

4) Comunicar la RSE a través del marketing es peligroso, porque la RSE no es marketing sino Relaciones Públicas, una disciplina que se mueve con mayor sensibilidad entre los públicos. Últimamente el marketing se ha sentido cómodo con el storytelling de esos partidos contra el hambre en los que se enfrentan jugadores mediáticos y que, tras el partido y la foto de rigor, vemos a los mediáticos jugadores de vuelta a casa (mansión) en su flamante Ferrari. Desde la óptica de las Relaciones Públicas vamos notando la pérdida de credibilidad de esos eventos y el desinterés creciente entre los públicos. Todo esto se está acabando. Ya nada será como antes.

5) En su momento, UNICEF y el FC Barcelona sugirieron que otras organizaciones seguirían con esa nueva comunicación de solidaridad-patrocinada. Pero no ha sido así. Ningún club lo ha hecho. Más aún, a partir de setiembre de 2011, el FC Barcelona relegará el logo de UNICEF a la parte trasera de su camiseta debajo del nombre de cada jugador. Y el nuevo patrocinador del Barça, la Fundación Qatar –que pagará 170 millones en los próximos 5 años (si la crisis no lo impide)– ocupará el lugar adecuado en la parte delantera de la camiseta. El desaguisado se arregla sólo en parte porque la nueva formula busca el equilibrio publicitario entre marcas, cuando UNICEF no es una marca para lucir.

6) El FC Barcelona está creando una nueva camiseta –la anterior ya ha dado pingües beneficios–, que por la parte trasera dice “PUYOL 5 UNICEF”, “XAVI 6 UNICEF”, “MESSI 10 UNICEF”, y 22 más. Los cálculos de merchandising de hace 5 años se mantienen:  un club con 176.000 socios, 60 millones de aficionados y un valor de marca incalculable que llega a 3.000 millones de personas en el mundo, no quiere desaprovechar su popularidad para crear conciencia sobre la infancia y la injusticia, pero al mismo tiempo potenciar su valor de marca.

7) Si yo fuera responsable de UNICEF, en la próxima renovación del Acuerdo de Colaboración (2011-16) le pediría al Barça un 50% de sus beneficios y otro 50% de la venta de camisetas. Y el Barça me los daría. Si no fuera así, el club estaría dejando pasar una gran oportunidad. Su gran oportunidad. La oportunidad de mantenerse como el club más solidario y más humanitario del mundo. En definitiva, como el mejor club de fútbol del mundo.