Posts tagged ‘Referendum’

junio 25th, 2014

Consultas Populares, ¿quieres votar?

Lo único malo que tienen las Consultas Populares es que “enfrentan” a los ciudadanos. Pero, qué le vamos a hacer. Es el precio que hay que pagar por la democracia auténtica.

Me viene a la cabeza una frase de Edmund Burke “…para que la maldad florezca, sólo hace falta que la gente buena no haga nada“. Nuestra democracia es soporífera, se duerme hasta el apuntador. Nadie actúa ante las injusticias o los abusos de poder porque hemos delegado la función de control y sólo la ejercemos cada 4 años (y con altos índices de abstención). Y así “florece la maldad” por doquier. ¿Por qué no dotarse de mecanismos de actuación pública, cuanto menos de consulta popular? En España, la cosa pinta mal. Conceptos como iniciativa popular, colaboración ciudadana, rendición de cuentas, difusión pública, audiencia pública, asamblea ciudadana… suenan a cosas experimentales. Plebiscito, referéndum y consulta son más conocidos aunque poco utilizados. En los últimos años, pocas consultas vinculantes han habido (1985, OTAN; 2005, Constitución Europea; 2009, Estatut de Catalunya) porque convocar una Consulta Popular es competencia exclusiva del Estado. Y esto tiene que cambiar. Algunas ideas:

1- Que la competencia para convocar una Consulta Popular no quede exclusivamente en manos del Gobierno o el Parlamento español, sino que también compartan esa competencia los Gobiernos Autonómicos y, sobre todo, los Ayuntamientos.

2- Que los propios ciudadanos puedan promover y convocar la celebración de una Consulta Popular mediante la presentación de un número determinado de firmas.

3- Que el resultado de una Consulta Popular sea vinculante. No perdamos el tiempo.

Hay temas que obviaré por su extensión -aunque no por su importancia- como cuáles son los umbrales mínimos de participación, la suficiencia de la mayoría simple o los controles financieros que deben ejercerse sobre la campaña. Respecto a las preguntas, cabe afirmar que no deben ser inducidas. Ahora bien, me asalta una duda: ¿nos lo podemos preguntar todo?; ¿tenemos suficiente información “de todos los temas” para votar con ecuanimidad? Por un lado, podemos responder que sí. Hay que confiar en el buen juicio del ciudadano. Pero, por otro lado, nuestros bajos niveles de información sobre ciencia y cultura pueden hacer un flaco favor a la democracia y tomar decisiones erróneas. Que lo vote una mayoría no implica la decisión más adecuada. Sólo la mayoritaria:

- ¿Qué sabemos de Física para opinar sobre el medioambiente?. Poco, pero debemos opinar y actuar. Dotémonos de nuevos mecanismos de información y comunicación imparciales para votar en condiciones.
- ¿Qué sabemos de Biomedicina para opinar sobre las células madre?. Poco, pero debemos opinar y actuar. Dotémonos de…

No desaprovechemos el pulso político que le echa el ciudadano al gobernante con la Consulta Popular y que va más allá de la lógica presión política (lobbismo).

diciembre 13th, 2013

Todo parece imposible hasta que se hace #9NOV2014

El 129º Presidente de la Generalitat de Cataluña, Molt Honorable Sr. Artur Mas, acompañado de las fuerzas mayoritarias del Parlamento catalán, ha anunciado que organizará una consulta sobre el futuro político de Cataluña el próximo 9 de noviembre de 2014. Ya hay fecha y pregunta. El anuncio ha suscitado todo tipo de reacciones.

  1. En Cataluña se respiran tiempos difíciles pero con aires de libertad. Una amplia mayoría de ciudadanos está contenta, expectante, ilusionada. Quieren un cambio del statu quo. Quieren otra relación con España y dentro de Europa. Quieren ser respetados como nación milenaria. Ponen por delante la legitimidad de sus aspiraciones ante cualquier legalidad que impida la consulta. Democracia es libertad.
  2. En España se respira miedo, preocupación y aires de venganza. “La consulta no se hará“, afirma el gobierno español. Aunque se han encendido las alarmas, la clase política española sigue negando a Catalunya como sujeto político. Le niegan cualquier derecho: “Cataluña es de los españoles“.
  3. A las organizaciones internacionales, gobiernos y personalidades de todo el mundo les va a ser difícil mantenerse neutrales. Tarde o temprano, y de forma gradual, se irán pronunciando a favor o en contra de la libertad de los individuos y de los pueblos, a favor o en contra de la democracia y la libertad.

En 2014, Cataluña cumplirá 300 años subyugada a España bajo las armas. La clase política y la sociedad civil deben aprovechar que el conflicto ya no es ni político ni militar. Ahora es un conflicto democrático. Y está internacionalizado. Que nadie dude como acabará.

mandela Impossible

.

noviembre 26th, 2012

Cataluña gana: mayoría absoluta por el derecho a decidir

PRÓXIMAMENTE,

REFERENDUM

EN CATALUÑA

Las Elecciones al Parlamento de Cataluña del 25 de Noviembre de 2012 han otorgado una amplia mayoría a los partidos políticos que consideran que el pueblo catalán tiene derecho a decidir su futuro. El 65% de los 135 escaños serán ocupados por 87 políticos que promoverán el futuro referéndum por un estado propio. Convergència i Unió (CiU) ha sido el partido más votado con 50 diputados. Como segunda fuerza le sigue Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) con 21 diputados. El resto de fuerzas políticas por el derecho a decidir son ICV (13) y CUP (3). La mayoría soberanista (CiU, ERC, CUP, 74 diputados) refuerza la voz del millón y medio de ciudadanos que salieron a la calle el pasado 11 de septiembre. Los partidos unionistas -con España- han obtenido los resultados que vaticinaban las encuestas: PSC, 20 diputados; PP, 19 diputados; y Cs, 9 diputados.

El análisis electoral tiene múltiples lecturas. Pero destaca una por encima de todas. Cataluña gana. Hará un referéndum aunque España lo prohíba. Porque a la democracia no la detiene nada ni nadie. La comunidad internacional velará para que no se interrumpa el proceso democrático que lleve a Cataluña a preguntarse por su futuro.

 

marzo 8th, 2012

Tiempos de independentismo (y 4)

En 2012, la mayoría de ciudadanos de Cataluña no votaría a favor de la constitución de un estado propio. Pero muchos aspiran a tenerlo y buscan conseguir esa mayoría social que lo apoye. Es legítimo. El independentismo se debe vivir desde la normalidad política.

Por el momento, el independentismo en Cataluña se está cociendo desde la sociedad civil. Los partidos políticos catalanes siguen prisioneros de su tacticismo. Si algún día quieren liderar la independencia de Cataluña la deberán incorporar a sus programas electorales. Sólo así, y tras un proceso democrático, se conocerá si la mayoría social aspira a la construcción de un estado propio. El día que la mayoría del pueblo catalán así lo decida, nada lo detendrá. Sólo los sistemas democráticos débiles apelan a una Constitución para negar una voluntad mayoritaria. España, a marchas forzadas, está madurando democráticamente. El contexto internacional no le va a permitir las cacicadas de antaño.

La naciente Assemblea Nacional Catalana, surgida de la sociedad civil y que se constituye como tal el 10 de marzo de 2012, pretende marcar la hoja de ruta de la nación catalana basada en un:

  • independentismo multi-identitario
  • independentismo transversal
  • independentismo que goce de reconocimiento internacional

Su mensaje es claro: ya no hay vuelta atrás.

Tiempos de independentismo.

*

Ir a Tiempos de independentismo (3)

noviembre 24th, 2011

Honestidad y dinero público. Claves para el cambio.

  • ¿Se merecen los ciudadanos de un municipio de pequeñas dimensiones un Polideportivo o un Auditorio financiados con recursos públicos? . Siempre y cuando un estudio -sin intereses políticos- avale y justifique su utilidad en términos de rentabilidad a corto plazo (5 años). Conceder el derecho de uso y disfrute de una infraestructura deportiva o cultural a una comunidad vecinal sin un plan de co-pago, co-propiedad, co-laboración, co-operatividad, es decir, de responsabilidad compartida, es un sin-sentido. Si ese municipio no cuenta con ciudadanos comprometidos con la cultura o el deporte, deben continuar sin infraestructuras deportivas o culturales.
  • ¿Se merecen los ciudadanos de un municipio de mediana dimensión un Hospital o una Universidad financiados con recursos públicos? . Siempre y cuando la orografía del territorio impida el trabajo en red con otras poblaciones. Mientras sea posible compartir recursos entre municipios, no se debe multiplicar ni sobredimensionar las infraestructuras educativas y sanitarias.
  • ¿Se merecen los ciudadanos de Ciudad Real, Lleida o Castelló un Aeropuerto financiado con recursos públicos? . Siempre y cuando un estudio -sin intereses políticos- avale y justifique su utilidad en términos de rentabilidad a medio plazo (15 años). Si no hay masa crítica o demanda, esas ciudades rompen con la sostenibilidad. Es un error pensar que el Aeropuerto atraerá vivienda, ocio y negocio; la realidad lo ha demostrado. Más bien, los ciudadanos deben demostrar, primero, que son capaces de construir ciudades innovadoras merecedoras de dinero público para un Aeropuerto.
  • ¿Se merecen los ciudadanos madrileños infinitas autopistas de circunvalación (M30-M40-M50-M70-R4-R5) financiados con recursos públicos?; ¿Instalaciones de promoción turística o circuitos de Formula-1 en Valencia financiado con dinero público?. ¿Si? ¿No?  

Esto es política: decidir dónde invertir los recursos de los ciudadanos. Pero la política también tiene que pensar en equilibrar las cuentas. No se puede gastar lo que uno no tiene. No es lícita la refinanciación ilimitada de deuda. Porque el dinero público es dinero real, no es de “Monopoly”. Si en el ámbito de la microeconomía lo entendemos -y lo practicamos en casa- no manipulemos la macroeconomía. Y no es honesto tachar de planteamiento neoliberal lo que es de justicia social.

*

4 ideas para el cambio:

1) CERO BENEFICIOS EN OBRA PÚBLICA. Las grandes infraestructuras no pueden ser objeto de negocio lucrativo entre la Administración Pública y la empresa privada. Ésta debe cubrir costes y no aspirar a beneficios con el dinero público. El Derecho Administrativo debe tomar cartas en el asunto. Y el Derecho Penal debe velar por el cumplimiento de las condiciones de los concursos públicos con elevadas penas de prisión para empresarios y políticos que se sobornen mutuamente.

2) REALISMO. Las grandes infraestructuras no deben venderse en programas electorales como derechos de la ciudadanía : “si me votáis, yo construiré… os lo merecéis…“. No son “derechos”. Si acaso, “necesidades”. Cuando se justifique la necesidad tendrá sentido la inversión del dinero público.

3) AUSTERIDAD. Únicamente se pueden llevar a cabo inversiones públicas cuando exista un plan de financiación sostenible y no hipoteque a generaciones futuras. En caso contrario, y aunque esté justificada la necesidad, hay que esperar tiempos mejores.

4) CIUDADANO SUBSIDIARIO. Determinadas inversiones públicas deberían decidirse en votaciones cercanas al ciudadano. Éste tiene derecho a comprender las consecuencias de un presupuesto económico. Y asumir, de forma subsidiaria, cualquier incumplimiento del presupuesto con dinero de su bolsillo. Si dio su aprobación al presupuesto, tiene que asumir las incidencias y las emergencias con una derrama. No se puede “pasar el muerto” a otra comunidad vecinal o regional que no goza de esa infraestructura ni se comprometió con ella. Quizás hemos confundido, en demasiadas ocasiones, solidaridad con fraude.

Un ejemplo de honestidad ciudadana. En 2010, el Ayuntamiento de Barcelona propuso a la ciudadanía, vía referéndum, invertir en mejoras de la Avenida Diagonal, una calle de 11 kilómetros que cruza la ciudad “en diagonal”. La respuesta de los barceloneses fue honesta con el dinero público y respondió que no estaba para asumir gastos de restauración urbanística, dando una lección de management y de prudencia política a sus representantes municipales.

*

Post-data: Los partidos políticos deben cambiar las leyes. De la ciudadanía, que nadie dude. Estará a la altura de las circunstancias. Pero si los partidos políticos no promueven el cambio, la ciudadanía lo hará por ellos. El tiempo de la deshonestidad con el dinero público se ha agotado.