Posts tagged ‘relaciones públicas’

abril 25th, 2015

Adiós, padre (in memoriam Manel Palencia i Garriga)

Manel Palencia 001La muerte de tu hija el pasado mes de enero ha sido un golpe demasiado duro para ti. La vida perdió todo sentido a partir de ese momento. Y has decidido seguir su estela. Adiós, padre. Te echaré mucho de menos.

Te quiero decir algo más: me siento muy orgulloso de ti, de lo que has hecho y lo que has dicho, de tu actitud como padre, como ciudadano, como profesional de la publicidad, como catalanista. Tu vida no ha sido fácil y has luchado duro para conseguir un espacio profesional y familiar de calidad, con un estilo propio. Los compañeros de la publicidad saben de tu generosidad, trato y sonrisa constante. La familia y los amigos también. Incluso la gente anónima de la calle también lo saben (me viene a la mente tu acción “diaria” de prepararte monedas en el bolsillo para repartirlas entre personas necesitadas … parece una tontería pero hacerlo durante 15.000 días es excepcional).

No tenías facilidad de palabra pero tenías facilidad de pensamiento, una mente ágil típica de las criaturas de la post-guerra. Y el tiempo y la experiencia te convirtieron en un gran publicitario, experto en medios. La publicidad en cabinas telefónicas (CETESA) fue “made in Palencia” durante muchos años.

Siento también una gran satisfacción por haber compartir buena parte de nuestras vidas, profesión y pasión. En los años 80 y 90 compartimos Junta Directiva de la Associació Catalana de Publicitat i Comunicació, de la que fuiste Presidente un montón de años (desde entonces te decía “president”, me gustaba llamarte “president” , hasta el último día te llamé “president”). Compartimos moto. Compartimos puente aéreo. Compartimos la lengua catalana (contigo pude hablar en catalán desde la infancia). Compartimos un montón de frases hechas. Compartimos grandes ratos riendo, instantes mágicos de la vida. Incluso eres el culpable de mi agnosticismo actual, regalándome libros del estilo “Jesús, 3000 años antes de Cristo” … tantas y tantas cosas. Te entendiste muy bien con mis hijos. El papel de abuelo (“Bubu”) lo hiciste con gran empatía, y de manera sincrónica y complementaria a la mía. Gracias, padre. Por todo.

A partir de hoy quedo huérfano de ti. En el futuro echaré de menos tus observaciones y tu admiración por todo lo que hacía. Me admirabas mucho. Y confiabas mucho en mí. Era recíproco.

Adiós, padre. Hasta siempre.

pare1  pare2
septiembre 22nd, 2013

Dar es la mejor comunicación

“Dar es la mejor comunicación”. Así finaliza un spot publicitario de la empresa tailandesa de telefonía, True Move-H, que ha decidido sorprender a sus usuarios y al mundo entero con un reflexivo mensaje a través de una campaña de relaciones públicas. El objetivo de la campaña no es recoger dinero para una causa ni vender un producto. Tan sólo quiere transmitir una historia conmovedora que humaniza las relaciones entre las personas. Invito a visionarlo. Es impactante y muy emocionante.

Imagen de previsualización de YouTube

El video promocional, de 3 minutos, ha conseguido 8 millones de visitas en tan sólo una semana (21.09.13). El uso de un elaborado storytelling (crear una historia y explicarla) en los medios de comunicación está bien visto para las ONGs cuando persiguen concienciar y captar fondos. Pero no está tan claro para las empresas, sobre todo si la historia que se cuenta juega con los valores y las emociones más íntimas del ser humano, aquellas que te hacen sonrojar: dar, donar, pensar en el otro, ayudar… cuando todos sabemos que las empresas se mueven en un medio competitivo y egoísta. Así pues, deberíamos preguntarnos: ¿la empresa tailandesa True Move-H promoverá entre sus empleados, accionistas y clientes los valores que se explican en ese video?; ¿cómo lo hará?. Si no lo hace, este magnífico espot publicitario, a la larga, no hará otra cosa que torpedear la frágil línea de flotación de la Responsabilidad Social de las Empresas.

 

noviembre 19th, 2012

Los muckrakers deben ser expulsados de la profesión periodística

La traducción del concepto de muckraker es  “removedor de estiércol“, un término que empezó a utilizarse en el mundo de la comunicación a principios de s.XX y que definía al periodista, al escritor o al relaciones públicas que se dedicaba a denunciar públicamente la corrupción de los políticos y personajes públicos de la época, haciendo relucir sus trapos sucios. Un trabajo que escarbaba en las vidas ajenas con el objetivo loable de buscar la verdad.

Algunos consideran a los muckrakers el antecedente del periodismo de investigación. Yo no estoy muy seguro. Es cierto que consiguieron tambalear a las clases dirigentes y al establishment norteamericano, revolucionando el statuo quo. Eso siempre es bueno.

Pero el papel de removedor de basura, aunque tenga su fundamento en la “prueba” conseguida, siempre es tendencioso y parcial, y sin duda parte de un posicionamiento subjetivo y moral del investigador. Y en demasiadas ocasiones obedece a un interés personal que le hace ser “juez y parte” e invalida cualquier resultado.

Y en esta fase estamos. Los objetivos del muckraker han cambiado. Ya no pretende denunciar sino que pretende ser el protagonista del cambio, en una posición en la que todo vale, hasta la mentira. El fin justifica todos los medios.

Algunos pseudo-periodistas como Pedro J. Ramírez, el director del diario El Mundo, confunden en numerosas ocasiones el papel de representantes de un medio de comunicación con el de justicieros. Recientemente, El Mundo ha irrumpido en la campaña electoral catalana de 2012 “esparciendo mierda” sobre el Presidente Mas, candidato que se presenta a la reelección.

En democracia, los ciudadanos viven dos momentos bien diferenciados: 15 días de campaña electoral  y 1.445 días (4 años menos 15 días) de vida normal. Si el muckraker irrumpe en campaña electoral no lo hace para mostrar la verdad a la sociedad sino para tomar partida por unos y contra otros. Y no es su espacio, ni su momento. El periodismo de denuncia, el periodismo basado en la investigación de documentos veraces y testigos imparciales tiene mucho tiempo, antes y después de la campaña electoral, para cumplir con la función social que tiene encomendada. 

Está comprobado, además, que el muckraker que irrumpe en campaña electoral influye poco en los votantes indecisos. En cambio, influye negativamente en la profesión periodística. Los actuales muckrakers, expendedores de dossieres y carnets de buenos y malos, deben ser expulsados de la profesión antes de que el periodismo se hunda definitivamente por su culpa.

febrero 10th, 2012

Comunicación y Rumor

La comunicación en las organizaciones NO puede someterse al juego del teléfono, aquél en el que varios participantes se divierten al escuchar como un mensaje se va distorsionando al pasar privadamente de persona a persona; y el último jugador dice en forma audible a todos los participantes el contenido de la comunicación que le ha llegado, muy diferente al mensaje inicial. El resultado de este juego es la base del rumor. Y el rumor es el cáncer comunicativo de las organizaciones.

Para evitar la aparición del rumor, un Dircom o Relaciones Públicas debe controlar todas las áreas de comunicación de personas y proyectos. No asumir esa responsabilidad conlleva un riesgo innecesario.

noviembre 21st, 2011

“Si su hijo le dice que quiere ser periodista, dígale que se haga relaciones públicas”

5 fragmentos de la entrevista del periodista Lluís Amiguet a Paddy Coulter, investigador y director del Oxford Global Media (La Vanguardia 21.11.11, p.96)

-¿No volverán a contratar a periodistas cuando mejore el ciclo económico? No es una cuestión de ciclo, sino un cambio de modelo de negocio en el que el oficio de periodista tiene difícil encaje. Así que si su hijo le dice que quiere ser periodista, dígale que se haga relaciones públicas –la segunda industria de Gran Bretaña y en aumento–, con lo que tendrá más futuro y sueldo.

-¿Qué hay de malo en las RR.PP.? Está bien que haya relaciones públicas, el problema es que sólo haya relaciones públicas. Y no es un problema sólo de los periodistas, sino de los ciudadanos: las democracias vamos camino de no tener más fuentes de información que las interesadas. Y eso incluye a las que sirven a los gobiernos.

-¿Por qué? Se ha roto el contrato social por el que los grandes medios interpretaban la realidad con buen periodismo para las clases medias que, a cambio, pagaban una cantidad ínfima y aceptaban ser receptores de la publicidad.  …/..

-¿No se podrá ejercer el buen periodismo en blogs, Twitter, webs…? Todo eso es estupendo. Pero si yo fuera un político corrupto o una industria que envenena el agua, dormiría mucho más tranquilo sabiendo que mi único enemigo en potencia son unos cuantos blogueros por libre.

-También son necesarios. Pero sólo los grandes medios tienen prestigio, influencia y difusión para actuar como contrapoder de un gobierno corrupto o equivocado. Sin ellos, la democracia sólo depende de la ética de sus gobernantes. …/..

Me surgen 4 reflexiones:

1) El investigador Coulter olvida los códigos éticos de las Relaciones Públicas, que honran la profesión.

2) Condiciona el “buen periodismo” a pertenecer a un gran grupo mediático. Afirmación arriesgada.

3) Ningunea a los bloggers que van por libre. Una expresión imprudente.

4) Ni el entrevistador ni el entrevistado hablan del business-media, de la connivencia entre prensa y poder, achacando la culpa a Internet cuando el problema tiene un trasfondo ético.

El titular “Si su hijo le dice que quiere ser periodista, dígale que se haga relaciones públicas” es claro, certero y visionario. Coincido plenamente. Aunque no pasa de ser un titular provocativo. El futuro de la comunicación está por escribir.

septiembre 21st, 2011

RR.PP: ¿las redes sociales impactan o influyen?

A fecha de hoy, y con las redes sociales a todo tren (sobre todo Twitter), las agencias de Relaciones Públicas tienen serias dudas a la hora de decidir a que periodistas dirigirse en su labor de difundir mensajes y promover la buena imagen de la organización para la cual trabajan. Por un lado, están los periodistas de los medios de comunicación clásicos. Bien posicionados. Conocidos. Pero con una audiencia que se mide por 4 o 5 cifras (6.000, 60.000 lectores-oyentes …). Por el otro, los que en su tiempo libre (algunos periodistas titulados) ejercen de prescriptores través de las redes sociales y cuentan con miles de seguidores (followers). Tienen menos reconocimiento profesional pero cuentan con muchos más lectores (90.000, 400.000 …).

A primera vista, lo sensato es solicitar la colaboración de ambos perfiles. Aunque el cliente siempre nos preguntará sobre la eficacia de uno y de otro (porque las Relaciones Públicas cuestan mucho dinero). Nos pedirá que midamos el impacto de la crónica del periodista clásico y la de los Retuits en Twitter.

Por ahora, sabemos medir la influencia de los periodistas de radio, TV y prensa. Pero no se conocen, por ahora, métodos certeros para saber si los retuits en Twitter o las opiniones de bloggers influyen en las personas o simplemente amplifican la noticia.

¿Las redes sociales impactan o influyen?.

julio 17th, 2011

Periodismo y Relaciones Públicas: con la dignidad por los suelos

Si continuamos así, la credibilidad de los profesionales de la información y la comunicación llegará a los mismos niveles que gozan políticos y banqueros. Los recientes casos de corrupción del imperio Murdoch (la punta del iceberg de una práctica extendida en muchos otros medios de comunicación) o el mal ejemplo de la empresa de Relaciones Públicas más grande del mundo (que muestra su historial y mecanismos de funcionamiento) nos hacen dudar de la dignidad de la profesión.

- ¿Es lícito que el periodismo ejerza el espionaje y pague dinero a informantes, incluidos policías, para conseguir noticias?. Algunos afirman que nadie debería “rasgarse las vestiduras” porque en definitiva todo responde a la realidad actual de los “business media”. Si hemos llegado hasta aquí es porque existen millones de lectores y espectadores que compran ese tipo de información.

- ¿Es lícito que una agencia de Relaciones Públicas trabaje para una tabacalera que intenta mejorar su imagen?; ¿para una petrolera que pretende dar explicaciones ante un desastre que ha provocado?; ¿para un laboratorio químico que tiene delante a 15.000 damnificados?; ¿para un gobierno no democrático que intenta explicar su ideario?. ¿Es lícito dirigir la comunicación de Facebook “creando” historias “anti-Google”?; ¿o trabajar para una empresa biotecnológica con el objetivo de contrarrestar los argumentos de Greenpeace?. Cabe una pregunta de difícil respuesta: si todo ser humano tiene derecho a un abogado, ¿todos tienen derecho a las Relaciones Públicas, para argumentar y contra-argumentar ante la opinión pública?. Este debate lo he impulsado en las aulas y nunca he conseguido unanimidad en la respuesta. Porque no es tan sencilla como parece.

Sólo en España, se gradúan cada año 2.800 nuevos titulados en Periodismo (el 90% de ellos acabarán trabajando de Relaciones Públicas en empresas, ayuntamientos o fundaciones). Y a los que debemos sumar 2.200 titulados en Publicidad y Relaciones Públicas. 5.000 nuevos profesionales cada año. ¿Qué les vamos a decir? ¿Qué luchen por una nueva comunicación o que se sumerjan en la triste realidad actual?

Desde las aulas, desde los despachos, desde las redacciones… hemos de reintroducir la ética como elemento clave de nuestra supervivencia como creadores de opinión. Si no cambiamos las cosas, el descrédito será definitivo y no habrá vuelta atrás. Y no estoy seguro de que la ciberciudadanía pueda sustituir a los profesionales de la comunicación (millones de personas creen que sí).

Otro día seguimos.

junio 8th, 2011

El Siglo del Individualismo (y IV)

Finalmente, se presenta la 4a y última parte del documental The Century of the Self  (El Siglo del Individualismo), producido por la BBC y titulado “Ocho personas catando vino“.

Las técnicas de persuasión que desde el primer capítulo se han ido presentando llegan ahora a la política -explícitamente a los EUA y a la Gran Bretaña-. El director Adam Curtis cuenta cómo la izquierda y la derecha políticas buscan el poder a través de las nuevas formas de democracia (democracia de masas), tratando de consensuar los mensajes de los líderes políticos con los “deseos” de los individuos. Arriesgado. Delicado. Nuevamente se contrapone el “consenso” y la “manipulación” del electorado. Un reportaje bien documentado.

Llegada esta última entrega reitero que, si no nos dejamos llevar por la rabia de los hechos que se explican y buscamos, con objetividad, las causas de todo ello, quizás se pueda reconducir todos esos sentimientos en razones para el cambio.

junio 7th, 2011

El Siglo del Individualismo (III)

En este post se presenta la 3a parte del documental The Century of the Self  (El Siglo del Individualismo), producido por la BBC y titulado “Hay un policía en nuestras cabezas que debe ser destruido“. El trabajo del periodista Adam Curtis se apoya, en este tercer capítulo, en la evolución de la disciplina de la psicología al servicio del mercado y el Estado, que avanza a través de los psicoterapeutas versus los psicoanalistas, Freud versus Reich, represión de sentimientos versus liberación. 

Presenta la evolución del marketing en los años 50 a 70 del siglo XX a través del estudio del consumidor como ser conquistable. Deja muchas preguntas y muchas incógnitas al espectador. Nuevamente, si no nos dejamos llevar por la rabia de los hechos que se explican y buscamos, con objetividad, las causas de todo ello, quizás se pueda reconducir todos esos sentimientos en razones para el cambio.

*

Otro día seguimos con la 4a y última entrega.

junio 6th, 2011

El Siglo del Individualismo (II)

Como continuación del post anterior, se presenta el visionado de la 2a parte del documental The Century of the Self  (El Siglo del Individualismo), producido por la BBC y titulado “La Ingeniería del Consentimiento“. El título surge de una de las obras a las que contribuyó el relaciones públicas Edward Louis Bernays (The Engineering of Consent, 1955), un resumen del pensamiento y las actuaciones de Bernays a través del tiempo y los distintos clientes para los que trabajó. Buscar, pues, el consentimiento del ciudadano ante las propuestas de empresas y gobiernos es una de sus aportaciones como profesional al mundo de la comunicación. Arriesgada. Delicada. Consentimiento versus manipulación.

El centro del discurso del documental de Adam Curtis sigue siendo la psicología al servicio de las Relaciones Públicas, de la Publicidad y del Marketing. Se apoya en nuevos argumentos y situaciones, y nos sitúa en un siglo XX más avanzado.

Nuevamente, si no nos dejamos llevar por la rabia de los hechos que se explican y buscamos, con objetividad, las causas de todo ello, quizás se pueda reconducir todos esos sentimientos en razones para el cambio.

*

Otro día seguimos con la 3a parte