Posts tagged ‘trabajo’

diciembre 6th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. DESEMPLEADOS (1)

MÁXIMA PRIORIDAD PARA LOS DESEMPLEADOS

La estabilidad de una comunidad política y social está fundamentada en el trabajo remunerado del máximo número de ciudadanos. Por ello, la lucha contra el desempleo debe ser una actuación prioritaria en un estado de derecho. En España, el objetivo a medio plazo debe ser reducir 10-12 puntos el desempleo, del 20% actual (4,9M de parados) a un desempleo estructural del 8-10%. Un desempleo de características cíclicas (que no afecte siempre a las mismas personas) y que no grave a la movilidad. El talento y el tesón no deben tener fronteras. Todo lo contrario, debe expulsar del sistema quien pretenda solo “recibir” sin sacrificar parte de sus sueños.

Por otra parte, las oficinas gestoras de empleo deben volcarse en una formación a medida del mercado y con la vista puesta en los países vecinos (idiomas, costumbres).

Parte de la formación también debe dirigirse a la promoción del autoempleo (“creación de empleo versus buscar empleo“).  La emprendeduría es parte de la solución, no del problema. Mientras que la recolocación de un parado es un éxito compartido entre 2 partes, la creación de nuevo empleo (microempleo) es un éxito empresarial que afecta a un número superior de ciudadanos, también desempleados.

Aún a sabiendas que una parte del paro es estructural, otra circunstancial y otra derivada del propio parado y sus flaquezas, no debemos abandonarlo a su suerte. Sería una gran crueldad y una falta de visión política.

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

junio 10th, 2011

Movilidad para conseguir un empleo

El 85% de los universitarios españoles estaría dispuesto a cambiar de ciudad por un trabajo, y el 70% se iría a otro país para lograrlo. Por países, los más “deseados” son los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia y los países del norte de Europa. Estos datos se extraen del Segundo Barometro Universidad-Sociedad 2011, elaborado por el Consejo Social de la Universidad Complutense de Madrid entre 1.200 estudiantes de todas las áreas de conocimiento. Hace tan sólo 15 años, los datos eran muy distintos, donde menos del 30% de universitarios españoles contemplaba la posibilidad de alejarse de casa.

Eps! Pero moverse no significa irse para siempre. Moverse es ejercer un derecho que pocos tienen. Quien lo tenga, debe ejercerlo, aunque sea por un tiempo. Así pues, la notícia muestra que las cosas empiezan a cambiar. Aconsejo la lectura del artículo ”El mapamundi para encontrar trabajo” (Diario Expansión, 10.01.11). Es muy posible que, en un futuro cercano, trabajar en el extranjero sea casi inevitable. Debemos ir asumiendo, como algo necesario, la movilidad de empleados y directivos en todos los sectores de la economía.

Ahí van algunos links para aquell@s que deseen iniciar una movilidad de trabajo o aprendizaje:

EUROPA: El portal europeo de la movilidad profesional

USA: CIEE Internship USA

Algunos países emergentes: ChinaJapónCoreaBrasilIndia.

La movilidad es la nueva “piedra filosofal”

abril 19th, 2011

El nuevo crecimiento no crea ocupación

Sentencia que se va repitiendo desde hace meses. Y la confirman las altas instancias monetarias mundiales: “el nuevo crecimiento no crea ocupación”. Y el ministro de trabajo español ya no descarta llegar a los 5 millones de parados en 2011. Esta situación no tiene nada que ver con el color político del gobierno. Tiene que ver con el cambio de paradigma que han provocado las Nuevas Tecnologías. Y aunque era esperado y anunciado, parece que ha cogido a muchos ciudadanos desprevenidos. Algunos países en vías de desarrollo se salvan, por ahora. Pero también les llegará.

¿Qué hacemos, pues? ¿Esperamos a que cambie la tendencia? ¿Volverán los viejos tiempos de grandes plantillas, en grandes fábricas, en los que un empresario apostaba por crear empleo para otros?. Yo creo que esos tiempos ya no abundarán, como mínimo a medio y largo plazo (más allá de 2050, nadie se atreve a hacer predicciones). Por ello, no debemos esperar a que alguien nos solucione la nómina mensual. Cada uno de nosotros debe convertirse en empresario, pequeño o grande, desde el mercado o la función pública. Y los que menos deben dudar son los jóvenes de 20 a 35 años. Cuanto más tiempo pierdan en tratar de cambiar las cosas desde la barrera, peor lo van a pasar en su futuro inmediato.

Hasta hace algún tiempo, el “emprendedor” era aquel sujeto que nacía predestinado a cambiar las cosas, un luchador. Siempre se ha creído que, como no era cuestión de formación sino de genes, eran un bien escaso. Pues bien, esto tiene que cambiar. El espíritu emprendedor, en mayor o menor grado, lo tenemos todos, se ha comprobado en distintos períodos de la historia (siempre en tiempos críticos, inseguros y poco agradables). Y podemos darle forma, conocimientos y disciplina. No hay excusas. Por ello, deberíamos cambiar nuestra forma de actuar respecto al trabajo y no esperar a sentirnos obligados.

Una pincelada de como veo yo el nuevo paradigma del trabajo en la sociedad occidental:

1- Trabajo en red, relacionándose con muchos otros emprendedores. Deberemos plantear las iniciativas como interdependientes de otras.

2- Poner mucha imaginación en cómo crear nuevas necesidades, no superfluas, todas ellas bajo un consumo responsable. Este ejercicio de imaginación yo lo haría pensando en lo que a uno mismo le gustaría recibir (servicio) o tener (producto).

3- Y mientras la sangre emprendedora no nos llegue, luchar por conseguir un puesto de trabajo, el que sea, pero con la vista puesta en aprender, aprender, aprender para que algún día nos sintamos con fuerza para crear un negocio o una iniciativa social con otros emprendedores que aporte riqueza.

¿Que el nuevo crecimiento no crea ocupación? ESO ESTÁ POR VER!!!  Aconsejo una visita al blog http://spain.ashoka.org/, aunque sólo sea para coger pilas. Otro día seguimos.

abril 13th, 2011

Formación Profesional (FP): O nos ponemos las pilas o perdemos el tren

Los datos confirman que, en Catalunya, la Formación Profesional no acaba de despegar. Desde hace más de 15 años el Gobierno catalán insiste –a través de campañas anuales de comunicación– en las bondades de la cualificación de la FP, en el acierto de su elección, en las necesidades del país y las demandas constantes de la empresa. Tarea nada fácil.

Mientras que en 1996 la tasa de cualificación de FP en Catalunya era del 15%,   las campañas de 1996-2000 –de las que tuve el honor de participar activamente– sólo la aumentaron en 5 puntos. Y la década 2000-10 no ha conseguido aumentar esa cifra. Según datos actuales del Observatori FP, de la Fundació BCN Formació Professional,  la bolsa de “Formación básica o sin formación” llega en Catalunya al 40-45% y la “Formación media FP y Bachillerato” representa el 20-25%, mientras que la universitaria alcanza el 30-35%.

La radiografía comparativa con Europa es ilustrativa. Debemos rebajar la enorme bolsa de personas sin formación o formación básica obligatoria, invitándolas a participar en un modelo económico y social sostenible y con futuro. Ya nada será como antes. O nos ponemos las pilas o perdemos el tren.

Y la respuesta de los jóvenes catalanes debería ser acorde a la tendencia europea. Hemos de aspirar a cifras aproximadas del 35-40% de profesionales cualificados en la FP que incidan en el mercado laboral catalán. ¿Qué nos lo impide? Busquemos dónde están las reticencias al nuevo modelo y trabajemos para que se produzca el cambio de tendencia.