Posts tagged ‘vejez’

diciembre 10th, 2011

Los 7 grandes colectivos sociales en España. MAYORES DE 65 AÑOS (6)

8 millones de españoles forman el colectivo de ciudadanos mayores de 65 años. El descenso de la mortalidad y de la natalidad al mismo tiempo está provocando la denominada “transición demográfica”, hacia una sociedad cada vez menos joven.

El fenómeno hay que observarlo como un éxito y no como un fracaso. El acceso a la información, a la buena alimentación y a los buenos cuidados en un constante avance científico, es un logro social del que sentirse orgulloso. Vivir más (y en el futuro, mantener la juventud) es un objetivo socialmente justo (siempre y cuando sea un derecho compartido por el ser humano). Pero la longevidad se está viendo como un problema. Quizás porque la sociedad no está teniendo en cuenta los desafíos que supone el envejecimiento de la población y no sabe cómo mantener el Estado del bienestar (seguramente porque el debate se está planteando desde la sostenibilidad presupuestaria y no desde las políticas públicas activas).

Por un lado, no existe una visión de que tus impuestos te permitirán tu bienestar mañana. La mayoría considera que está pagando con su dinero el bienestar de los actuales mayores y desconfía del futuro. Por otro, se considera que la vejez es una situación pasiva que no genera riqueza. Y la madurez -60, 70 y 80 años- es la parte de la vida de mayor interés. Los grandes científicos, humanistas y artistas tienen esa edad. Pocos premios Nobel se conceden a personas con una edad inferior a los 65 años.

Las políticas públicas para este colectivo deben luchar contra la gerontofobia -que existe- y promover espacios para que los ciudadanos mayores de 65 años puedan sentirse activos social, política y económicamente. La mayoría ya aportaron al sistema durante 40 años. Recibir una pensión y unas atenciones médicas no son un regalo de la sociedad, es un derecho.

La cohesión intergeneracional tan anhelada puede tener como objetivo la lucha contra la gerontofobia. A la que deben sumarse los medios de comunicación clásicos y los protagonistas de las redes sociales -la mayoría jóvenes- con el fin de romper con la imagen de que los mayores son una carga. Son generadores de riqueza. Otra riqueza.

Es muy posible que de aquí a poco tiempo el colectivo actual de 65-90 años cambie su estructura poblacional por la de 80-140 años, tendiendo hacia la inmortalidad. Sirva el siguiente capítulo de la serie Redes, dirigido por Eduard Punset, como un punto de partida hacia unas políticas públicas que llaman a nuestras puertas: “envejecimiento vs inmortalidad“.

*

Ir a  Los 7 grandes colectivos sociales en España

junio 1st, 2011

Subhasta de Somnis. Innovación al servicio de la gente mayor.

La Fundación Pfizer otorgó, en noviembre de 2004, el Primer Premio Compromiso Social a la Fundación Emma, entidad catalana de Sant Joan de les Abadesses (Girona) dedicada a la atención de la gente mayor, por el proyecto Subhasta de Somnis (Subasta de Sueños), el cual tuve la suerte de liderar, diseñar y coordinar desde el Instituto de Filantropía y Desarrollo. La dotación del premio fue de 30.000 euros. No fue el único reconocimiento al proyecto. Detrás vinieron otros que aportaron más fondos que potenciaron los servicios asistenciales de la fundación en su comunidad.

La SUBHASTA DE SOMNIS se explica como un conjunto de actos ideados para promover la interacción entre las diferentes empresas, comercios y personas de “a pie” de Sant Joan de les Abadesses con sus mayores. La finalidad principal fue la de buscar un lazo entre la comunidad local y los usuarios de la Fundación, basado en la generosidad. Una interacción individual que debía permitir hacer realidad un sueño o deseo de los ancianos que se basara en alguna cosa realizable (aunque difícil de llevar a cabo por ellos mismos). Quienes compraron un sueño en la Subasta contaron con 3 meses para llevarlos a cabo. Los sueños eran muy personales. Iban desde conocer a Luis del Olmo o al exportero del Barça Ramallets, visitar Lourdes, Montserrat, asistir a un concierto, a la ópera, conocer a Paloma San Basilio, visitar el Aquarium, reunirse con los nietos, participar en una matança del porc, visitar su lejano pueblo natal, hablar con Carles Rexach, ver un partido en el Camp Nou y saludar al presidente del Futbol Club Barcelona, tener una bufanda, un radiocassette, visitar a una amiga, tener una foto de la familia, abrazarse a su perro, asistir a un baile, ver el mar…  entre muchos sueños propuestos. Todos ellos dieron la oportunidad a muchas personas y entidades a brindar su generosidad, siempre en la más pura intimidad, sin la participación de los medios de comunicación.

El 4 de enero de 2004, convocados los residentes de la fundación y sus familiares al Teatro Casino del pueblo, se celebró la “Subhasta de Somnis”, el momento en el cual todos los conciudadanos pudieron “licitar” por el sueño más coincidente con sus intereses y, finalmente, adquirir la responsabilidad de hacerlo realidad. Todos los sueños fueron “comprados”. Nadie se quedó sin su ángel de la guarda. El acto duró cerca de 3 horas y fue clamorosamente emotivo.

Pasados los 3 meses, en el mes de marzo de ese año, la Fundación Emma convocó de nuevo a toda la población para mostrar los sueños conseguidos a través de fotografías y videos que demostraron, de forma resumida, cómo se consiguieron. El acto fue de gran emotividad y cargado de buen humor. Finalmente, tan solo se pudieron presentar 30 sueños. Por causas meteorológicas, 6 sueños se pospusieron para más adelante, otros 5 desistieron de realizarlo y 2 no pudieron llevarse a cabo por defunción. Entre diversas noticias en los medios, destaca la crónica reproducida en El Pais.

 
 


   
 

Sin duda, el mundo reconoció la valentía y la sensibilidad de una entidad capaz de mostrarse a si misma en beneficio de las personas más desasistidas. Se comprobó en las evaluaciones posteriores que la Fundación Emma se había convertido en un lugar accesible para la ciudadanía, transparente, competente, abierta, con luz. Es una lástima que la actual dirección del patronato de la Fundación Emma haya abandonado, ya desde 2007, su innovadora forma de trabajar dirigida a toda la comunidad, más allá de los públicos usuarios. Actualmente ha dejado de ser el referente social, educativo y cultural que fue para Catalunya y España durante unos años.